http://static.leonoticias.com/www/menu/img/cultural-desktop.png

El Júpiter es de Tercera

Los jugadores del Júpiter mantean a su portero, Diego Calzado. / Peio García

Un solitario gol de Álex Gómez da el ascenso al filial de la Cultural, que regresa a Tercera tras su refundación en 2014

DANI GONZÁLEZ

Objetivo conseguido. El Júpiter Leonés es de Tercera División. El filial de la Cultural y Deportiva Leonesa ha hecho los 'deberes' y ha vencido en casa, en Puente Castro, a la Ponferradina B por 1-0 y ha logrado el salto de categoría.

1 Júpiter Leonés

Júpiter Diego Calzado; Yuberth, Íñigo, Álex Díez, Víctor; Tarek, Héctor; Marcos, Altube, Álex Gómez; Fraile

0 Ponferradina B

Carlos; Manu, Moli, Diego Hernández, Shun; Syla, Xabi Barrio; Kin, Miguel, Bardu; Álex

GOL
1-0, min. 11, Álex Gómez
ÁRBITRO
Cañibano Arias (Colegio Vallisoletano).

Era el objetivo primordial de la cantera culturalista. La Tercera División como emplazamiento para su filial era un reto, el gran requisito. Y lo han conseguido después de una temporada de gran nivel, manteniendo un mano a mano con el Santa Marta vibrante, en el que el Villaralbo e incluso el filial de la Ponferradina estuvieron inmersos, pero no aguantaron el ritmo de los leoneses y los charros. Finalmente, el Júpiter se ha llevado el gran premio, el ascenso con un final soñado.

El escenario, el momento y el rival eran los idóneos para dar el salto de categoría. El Júpiter, el filial de la Cultural, se la tenía que jugar ante el filial de uno de sus grandes rivales, la Ponferradina. La motivación en ambos conjuntos era indiscutible, pero el cuadro capitalino demostró por qué era el líder.

Desde el inicio, los culturalistas consiguieron ser mejores, imponer su ritmo y tener las primeras ocasiones. Prácticamente en el primer acercamiento peligroso, llegó el gol que desató la locura. Álex Gómez ejecutó a la perfección un libre directo con potencia al palo del portero para adelantar al Júpiter en el minuto 11.

El primer paso estaba dado, el ascenso estaba muy cerca. Lo importante era no fallar, no dar una opción a la Ponferradina B de meterse en el partido. Pero los nervios estaban presentes en un equipo que, con el paso de los minutos, prefería ser conservador en vez de buscar la meta rival.

Aún así, las ocasiones fueron leonesas, las oportunidades eran del Júpiter y el partido estaba más cerca del 2-0 que del empate.

Los útlimos minutos fueron de máxima tensión: el Júpiter rozaba su gran objetivo, pero los minutos pasaban demasiado lento para los hombres de Ramón González. Finalmente, el estallido de alegría llegó y el filial culturalista era de Tercera.

Contenido Patrocinado

Fotos