http://static.leonoticias.com/www/menu/img/cultural-desktop.png

El derbi de los penaltis, los centrocampistas y los errores en defensa

El Valladolid defiende un córner a favor de la Cultural. / Peio García
Análisis

El Cultural-Valladolid dejó un mar de goles, un esquema peculiar en el cuadro de Rubén de la Barrera y cuatro claros errores defensivos que los blanquivioletas penalizaron

DANI GONZÁLEZ

La Cultural y Deportiva Leonesa disfruta de dos días de descanso después del vibrante y emocionante partido ante el Real Valladolid (4-4).

Más información

Fue un partido de gran vistosidad para el espectador pero que, al haber presenciado tantos goles, tiene muchos matices a analizar por ambos entrenadores.

Penaltis, goles por doquier, errores en defensa, sistemas de juego peculiares, actuaciones destacadas y otras de menor nivel. El derbi tuvo de todo.

Iván comete penalti sobre Mata. / G. Villamil
  • 1

Los penaltis inclinan la balanza

El Valladolid ganó 2-1 el derbi en el apartado de los penaltis. O, más bien, 2-0, ya que Rodri falló el lanzamiento desde los once metros del que dispuso. Lo cierto es que dos de los penaltis son fuera del área y el más dudoso, el que supone el 1-1, es muy riguroso. Los penaltis tuvieron un papel muy protagonista en el resultado, ya que de anotar Rodri el 2-0 el partido hubiera cambiado por completo y, finalmente, la pena máxima equilibró la balanza para que los blanquivioletas pudieran anotar dos de sus cuatro goles.

Mata anota el 2-4 ante Palatsí. / G. Villamil
  • 2

El Valladolid aprovecha las espaldas de la Cultural

Tres de los cuatro goles llegaron con balones largos a la espalda de los centrales. La velocidad de Hervías, Salvador y Jaime Mata hizo mucho daño a la zaga culturalista, especialmente a un Iván González que no tuvo su mejor tarde. Por si fuera poco, el segundo gol blanquivioleta, en un córner, llega tras un desajuste de marcas en el área que permite a Guitián rematar completamente solo.

Rodri se va de un rival. / Peio García
  • 3

Los mejores minutos de la temporada... y en el arranque

Así se podría calficar el tramo entre el minuto 5 y el minuto 20 del derbi de este domingo. Minutos de fútbol raudales, de una Cultural muy autoritaria que convirtió al Valladolid, en este cuarto de hora, en un juguete en sus manos. Ahí llegó el tanto inicial y el penalti que no aprovecharía Rodri en un tramo de partido con un juego de altísimo nivel que tiene que servir para que, el aficionado que todavía no sea consciente de que la Cultural está en Segunda, lo sea. Además, fueron en los primeros minutos de partido, uno de los debes de la Cultural, que arrancaba timorata e iba espabilando con el paso de los minutos.

Señé trata de tranquilizar a un rival. / Peio García
  • 4

La permisividad del colegiado

En los momentos en los que la Cultural era mejor, el Valladolid trató de frenar el ritmo leonés a base de faltas. Pero el árbitro no castigó la reiteración de las mismas con tarjetas. Los vallisoletanos, con 17 faltas, tan solo vieron una amonestación. La Cultural, con 11, fue penalizada con amarilla en tres ocasiones, algo de lo que se quejan en el seno leonés.

Instante del gol de Señé (4-4). / Peio García
  • 5

Señé, el líder de esta Cultural

Rubén de la Barrera logró convencer a Señé para que 'bajara' a Segunda a liderar su idea y ahora le ha convencido para que saque su mejor versión. El catalán fue el principal exponente del fútbol de la Cultural, tiró del 'carro' en los peores minutos y anotó el gol del empate. Su importancia en el juego del equipo, su relevancia en el césped, le convierten en un jugador capital.

Emi Buendía, en un lance del partido. / Peio García
  • 6

La magia de Emi

Es un jugador diferente. Buendía tiene detalles de 'superclase', de esos futbolistas que ven otro juego distinto al que ven los demás. Desmarques, desbordes y atrevimiento. Todo esto ofreció el argentino, que se inventó el tercer gol con un amago en la frontal, una internada de época en el área y un centro que acabó siendo el 3-4.

Yeray, en una acción del partido. / Peio García
  • 7

Un 'cerebro' intacto

Cinco jugadores del once de la pasada temporada se mantienen en el esquema del actual curso. El cerebro, compuesto por Yeray y Mario Ortiz, son intocables por méritos propios. El tinerfeño puso con el gol la guinda a un partido magnífico, ocupando huecos en ataque y en defensa, colaborando con coberturas y en la creación del juego. En este último apartado, Mario Ortiz fue un 'maestro', llevando en todo momento el tempo del partido.

Yasser debutó como titular. / G. Villamil
  • 8

El sorprendente esquema de Rubén de la Barrera

Había hecho una prueba en Alcorcón, pero parece ser una idea más reposada, no un simple experimento. De La Barrera volvió a salir con un 3-3-3-1, con Yasser acompañando a Iván González y Gianni, Yeray, Ortiz e Iza en la medular y arriba los cuatro habituales. Un esquema que deja más 'descubiertas' las bandas para que puebla el centro del campo, la 'coctelera' del juego de la Cultural. Genera un torrente de fútbol ofensivo bestial (ocho goles en dos partidos), pero se debe ajustar aún el tema defensivo, con seis tantos encajados en dos choques.

La Cultural celebra el 4-4. / Peio García
  • 9

Nunca dejan de creer

Fe, fe y más fe. La Cultural rebosa confianza y nunca deja de creer en sus posibilidades. Levantar un 2-4 ante todo un Valladolid, candidato al ascenso, tras ir por delante todo el partido es, sin duda, un acto de fe máxima. Eso sí, apoyado en un buen juego y en una gran pegada. Pero el corazón guió, una vez más, a una Cultural que llega al tramo final de partido un punto por encima en el apartado físico que su rival.

Fondo sur del Reino de León. / G. Villamil
  • 10

Una afición que 'sabe ser afición'

Se oye popularmente aquello de 'lo fácil es ser del Barça o del Madrid'. Eso, traducido a un equipo como la Cultural, es animar simplemente cuando las cosas van bien, cuando lo complicado es hacerlo cuando el partido se tuerce. Y la afición de León 'sabe ser afición', ya que empujó mucho más a sus jugadores cuando el Valladolid anotó el 2-4 que en cualquier otro momento. Es, sin duda, un primer 'gol' antes de que llegara el de Rodri y, posteriormente, el de Señé.

Fotos