Leonoticias

Cultural y Deportiva Leonesa

vídeo

José León ya entrena con sus compañeros. / Dani González

La Cultu ya tiene a su 'León'

  • José León se ha incorporado este martes a los entrenamientos de la Cultural tras superar su lesión de ligamentos

  • Promete «entrega y lucha» para tener «el máximo número de minutos posibles» y afirma que no podrá jugar en el Bernabéu por la conocida como 'cláusula de miedo'

Por fin vuelve al césped. José León, central de la Cultural cedido por el Real Madrid Castilla, ha vuelto a calzarse las botas y ha completado su primera sesión de entrenamiento a las órdenes de Rubén de la Barrera. Tras superar una lesión de ligamentos de la rodilla, el defensa ya es uno más y comienza una nueva etapa en León.

«Llevaba deseando esto durante muchos meses. Ahora toca ganarse un puesto, que es lo que uno quiere tras una lesión larga y dura», señala el madrileño, que ha completado la sesión al mismo ritmo que sus compañeros. Antonio Martínez y Benja no han podido terminar el entrenamiento y siguen recuperándose de sus dolencias.

León está «plenamente recuperado y disponible» para De La Barrera y reconoce que se quedó en Madrid «un tiempo más» para confirmar que «todo estaba perfecto». «Ahora ya es cosa del míster si entro o no en la convocatoria», afirma antes de desvelar que en su contrato aparece la conocida como 'cláusula del miedo' que le impedirá jugar en el Bernabéu. «Pero estaré allí animando a mis compañeros. Si dependiera de mí, jugaría, pero las cosas son así», añade.

Rubén, un entrenador «cercano»

Ahora planea entrar poco a poco en el equipo y, de hecho, ese es el mensaje que le ha transmitido Rubén de la Barrera. «Me preguntó que si estaba todo bien y que estuviera tranquilo, que íbamos a ir día a día. Es un entrenador estupendo, muy cercano, y es un gusto estar con él», asegura.

El objetivo del madrileño es «jugar todo lo posible y sentirme futbolista de nuevo». «Y a nivel de equipo, vivir un ascenso sería precioso», agrega. Promete «entrega, lucha, ilusión y ganas» para aportar su «granito de arena» y que el equipo «tire para arriba». «Me considero un jugador con calidad. Soy un chico humilde, normal, tranquilo que le gusta al fútbol y se dedica a ello con pasión», señala.

Por último, considera que el grupo es «humanamente increíble» y que parte de sus triunfos nacen de aquí. «Lo que se ve en el vestuario se traslada al campo. Son un buen equipo, y los jugadores están muy concienciados de lo que quieren. Siempre que he podido he venido a verles y compiten muy bien, de hecho son el mejor equipo de la historia de Segunda B», sentencia.