Leonoticias

Cultural y Deportiva Leonesa

330 minutos, dos prórrogas y 8 goles

fotogalería

Los jugadores celebran un gol en Laredo. / Montañés

  • La Cultural llega a su gran noche tras una complicada trayectoria copera en la que ha superado al Laredo, al Calahorra y al Albacete

Que nadie piense que es fácil llegar hasta los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. Mientras algunos, los elegidos de la Liga Santander, inician en esta ronda su caminar por la competición; los más modestos empezaron hace ya dos meses.

La Cultural y Deportiva Leonesa ha tenido que superar tres eliminatorias para alcanzar el cielo con los dedos. La visita al Reino de León del Real Madrid este miércoles es el premio a un duro caminar.

Los rivales, dos de Tercera y uno de Segunda B, han complicado mucho la ruta hacia una meta donde sólo seis elegidos consiguen llegar.

Todavía era agosto, concretamente el día 31, cuando los leoneses se montaban en el autobús para disputar la única eliminatoria que han celebrado a domicilio. El rival era el Club Deportivo Laredo, verdugo de los culturalistas en la anterior edición de la Copa del Rey.

Vuelta al escenario del crimen

El partido se inició bien para los hombres de Rubén de la Barrera quienes, tras varias ocasiones, conseguían abrir la lata por medio de Jaime Moreno. La película cambió en la segunda parte. La salida en tromba de los cántabros colocaba el empate y, a quince minutos del final, los locales daban la vuelta al marcador.

La Cultural estuvo a un cuarto de hora de quedar apeada de la competición a las primeras de cambio. Entonces aparecía el héroe de la temporada, el mismo que días atrás había hecho un doblete en El Toralín, Álex Gallar, para poner el empate y mandar el partido a la prórroga.

El tiempo para el desempate hizo que las piernas del Laredo pesaran demasiado y, en el minuto 102, una galopada de Ángel Bastos ponía por delante a los leoneses y les otorgaba el pase a la segunda ronda.

El siguiente turno, el 7 de septiembre, se disputaba de nuevo ante un Tercera División aunque, en esta ocasión, con el Reino de León como escenario.

El rival más asequible

El Club Deportivo Calahorra era un rival asequible para los jugadores de Rubén de la Barrera. Desde el primer momento, los locales pusieron tierra de por medio. Julen Colinas adelantaba a la Cultural en el minuto dos tras una buena jugada por banda y centro para que el extremo pusiera el 1-0.

Dos goles anulados a los leoneses daba paso al 2-0. En un saque de esquina, Yeray de escorzo ponía el segundo tanto culturalista y llevaba la calma al estadio en el minuto 25.

Quiso reaccionar el Calahorra y, más por relajación local que por calidad visitante, hacía que los riojanos recortaran diferencias y dominaran a una Cultural poco reconocible.

No fue hasta el minuto 89 cuando Benja Martínez sentenciaba la contienda y daba al equipo el acceso a la ronda decisiva.

El sorteo deparó que la Cultural y Deportiva Leonesa decidiera su fortuna en la Copa del Rey en el Reino de León y, además, que lo hiciera ante uno de los mejores equipos de la categoría de bronce, el Albacete de Isaac Aketxe. El partido se disputó el 12 de octubre.

4.000 espectadores en la grada quisieron llevar en volandas a su equipo, en una de las mejores entradas que se recuerdan en el coliseo blanco. El partido empezó mal para los intereses locales. Los manchegos dominaban y maniataban a la Cultural, que no encontraba su estilo ante un Alba mejor asentado.

Asalto final al sueño

El encuentro daba un giro inesperado en la segunda parte con la expulsión de Delgado al inicio de la segunda parte. Ello, sumando a la entrada en el campo de Antonio Martínez, volcó el partido hacia el área visitante.

Los fantasmas del pasado parecían volver al Reino de León, y lo hacían de la mano de un viejo conocido. Isaac Aketxe, en la única aproximación manchega de la segunda parte, hacía de libre directo el 0-1 en el minuto 74.

De nuevo los leoneses estaban a un cuarto de hora de quedar eliminados. Pero la historia del club ha cambiado. Apenas sin tiempo a que el Albacete durmiera el partido, Mario Órtiz ponía, de lanzamiento raso desde la frontal, el empate en el marcador.

El partido se iba a la prórroga, como en Laredo. El acoso y derribo de la Cultural daba fruto en el minuto 104. De nuevo el superhéroe, Álex Gallar, se iba por la línea de fondo y la colaba por el hueco que ‘no existía’ para dar la vuelta al marcador.

El equipo se llevaba el gato al agua y la fiesta se trasladaba a la grada, donde jugadores y afición festejaron un éxito que les ponía de cara su sueño. Un sueño que se hizo realidad el 14 de octubre a las 13:15 horas, cuando el sorteo de los dieciseisavos de final emparejaban a los culturalistas con el Real Madrid.