Leonoticias

Cultural y Deportiva Leonesa

vídeo

Los leoneses esperan a un Primera División. / Peio

copa del rey

Gallar hace el sueño realidad

  • Un gol del extremo catalán en la prórroga da el billete a la Cultural para medirse a un grande | Aketxe adelantó al Albacete, pero un rápido gol de Mario Ortiz dio vida a los leoneses

Quizá es egoísta hablar solo del goleador. Pero Gallar lo ha vuelto a haer, ha vuelto a aparecer en un momento clave, en un partido importante, para llenar de alegría a la grada leonesa. La Cultural y Deportiva Leonesa espera a un grande en cuarta Copa del Rey después de sufrir, llegar a la prórroga y ganar, con un golazo de Gallar, por 2-1.

Era un partido grande, un choque entre dos machos alfa que querían demostrar que eran los verdaderos líderes de la manada que busca medirse a los Primera División en la Copa. Presión alta e intensidad fueron los dos ingredientes que pusieron en su caldo tanto Albacete como Cultural, pero fueron los manchegos quienes, poco a poco, fueron imponiendo su ley.

Palatsí volvía al once y debutaba esta temporada. El estreno no fue excesivamente ajetreado, pero el primer susto llegó pronto. Iván González tocó un centro de Josán y el balón casi se cuela en la meta culturalista, pero Palatsí consiguió desviar la pelota.

las imágenes

  • La Copa en León

  • Escuche el audio

    Gol de Mario Ortiz

  • Escucha el audio

    Gol de Gallar

La Cultural hacía pequeños amagos de reacción, con los dos laterales muy activos junto a un hiperactivo Toni, que era el único capaz de crear cierta inquietud en ataque. Mientras tanto, el Albacete ocasionaba peligro a balón parado, jugadas en las que, pese a no conseguir ninguna clara oportunidad de gol, un ambiente de 'miedo' sobrevolaba el área leonesa.

El Albacete se crece

El dominio albaceteño iba a más y, en mitad de este crecimiento manchego, la afición culturalista quiso mandar un fuerte grito de ánimo a Saúl Tejada, que sigue en coma en el Chuac de La Coruña. La grada estaba muy metida en el partido, ejerciendo de número 12 tal y como pedía en la previa De la Barrera. Cada falta, cada saque de banda, cada balón era jaleado por una grada que anhelaba una tarde todavía más grande en el Reino de León.

Pero el Albacete no cedía y seguía apretando la soga en el cuello culturalista. Los leoneses no encontraban la fluidez habitual, no conseguía sacar el balón jugado desde atrás como acostumbran. Pero siempre que uno de los cuatro de arriba recibía la pelota, especialmente Toni, el peligro acechaba la meta albaceteña, si bien es cierto que en la primera mitad la Cultural no logró disparar a puerta.

La mejor noticia de la primera parte para los blancos fue el descanso. Resetear, corregir errores y plantar de nuevo cara al Albacete. Esas eran las directrices de De La Barrera para saltar al césped en la segunda parte y demostrar que en León manda la Cultural.

Desnivel numérico

Tras la reanudación, el panorama era similar. El Albacete seguía dominando, llegando y consiguiendo muchos saques de esquinas. El gol parecía estar más cerca del cuadro de Aira que del de los leoneses. Y a perro flaco, todos son pulgas. El corazón del Reino de León se detuvo cuando Gianni, al despejar un balón de cabeza, se quejó de su cuello. Tras ser atendido, volvió al césped y, con su regreso, se abrió un haz de esperanza para la Cultural.

Gallar se enzarzó en una tángana con Carlos Delgado. El resultado fue salomónico: amarilla para los dos, con la salvedad de que el central de los manchegos ya había visto una, con lo que su equipo se quedó con diez. Y la Cultural creció, llegó y empezó a meter miedo.

Primero fue Antonio Martínez, recién entrado, quien remató un buen centro desde el costado que se fue lamiendo el poste. Poco después, Gianni estuvo a punto de abrir la lata tras un centro raso de Ángel Bastos que el holandés no fue capaz de convertir en gol.

Los avisos seguía llegando. Esta vez fue Gallar, beatificado desde la victoria en El Toralín, quien con un disparo desde la frontal acabó por encender a la grada. Su chut, de dentro hacia afuera, lo desvió Héctor con una gran intervención que levantó a la afición leonesa.

Aketxe congela, Ortiz reactiva

Y cuando más factible parecía el gol de la Cultural, el destino tenía preparado un cruel suceso. Una falta esquina en la frontal del área culturalista fue el motivo. Aketxe, que tantos y tantos goles había marcado desde ese lugar cogió la pelota. Lo besó, miró a la portería y ejecutó el libre directo. Como en temporadas pasadas, volvió a marcar y heló a la afición leonesa.

Pero no al equipo. La Cultural sacó su coraje, su garra y se repuso de este golpe. Una marea de ocasiones llegaron en apenas dos minutos y pronto neutralizaron este gol. Mario Ortiz, ex del Albacete, igualó el choque con un gran disparo desde la frontal tras un córner sacado en corto

Este tanto acabó por lanzar a la Cultural. Dirigidos por un extraordinario Antonio Martínez, líder futbolístico de los leoneses desde que saltó al césped, el asedio comenzó. El propio mediocentro y Ortí tuvieron las ocasiones más claras ante un portero, Héctor, que sufría problemas musculares. Pasaron los minutos, se sucedían las ocasiones, pero se llegó la prórroga. El sufrimiento se prolongaba un poco más.

Gallar se 'beatifica'

Llegó la prórroga y el partido bajó en intensidad. Los corazones latían más rápido, los pulmones requerían más oxígeno y las piernas ya pesaban. Poco a poco la Cultural se fue entonando con un Ángel Bastos incombustible llegando una y otra vez hasta línea de fondo. Mario Ortiz, a centro del gallego, tuvo el 2-1 en sus botas. Pero acabaría llegando.

Y no podía ser otro. El ídolo de la grada, el hombre que se convirtió en héroe ya en agosto. Gallar, al que le sobra confianza y repele cualquier tipo de nervios, volvió a ser el rescatador de la Cultural. El catalán anotó el 2-1 y el delirio fue total.

En la segunda parte hubo ocasiones para cerrar el partido, pero el momento cumbre lo protagonizó, de nuevo, Aketxe. El vasco volvió a lanzar una falta desde una posición similar a la del gol y a punto estuvo de volver a hacer daño, pero Palatsí despejó esta ocasión. Asedió el Albacete, el meta castellonense se mostró especialmente solvente, y el sueño se hizo realidad: la Cultural tiene licencia para 'matar a un gigante'.