Leonoticias

Cultural y Deportiva Leonesa

fotogalería

La Cultural suma cinco triunfos consecutivos. / Peio

segunda b

¡Imparables!

  • La Cultural suma su quinto triunfo consecutivo en un partido trabado con una actuación arbitral rigurosa y la enésima obra de arte de Gallar

Sufrimiento, varios registros, una obra de magia, polémica y un riguroso arbitraje. Todos ellos han sido actores de reparte en otra gran producción de la Cultural, que sigue imparable. Ya son cinco las victorias consecutivas del cuadro de Rubén de la Barrera, que ha superado por 3-1 al Caudal en el Reino de León.

Valiente. Osado. Así se podría describir la salida del Caudal al césped del Reino de León, al que no le pesó el rol de favorito de la Cultural. Los asturianos salieron a jugar, a disfrutar y hacer sufrir a los de Rubén de la Barrera. Con un presión alta e intensa lo lograron en los primeros minutos haciendo dudar con la pelota en los pies, incluso, a Mario Ortiz.

Pero poco a poco la Cultural fue haciéndose al encuentro, adaptándose a las condiciones que le planteaban los mierenses y a sofocar el intento de rebelión. La mejor manera de apagar los ánimos visitantes era con una ocasión clara, que llegó por medio de un centro de Ángel Bastos que Chechu detuvo en tres tiempos.

Gallar avisa

Por si esto no era suficiente para maniatar al rebelde Caudal, Gallar les volvió a 'amenazar'. El de Terrasa lideró una contra que acabó con un disparo al palo que levantó a la grada del Reino de León. Y es que la afición de la Cultural quería saborear esa tercera victoria consecutiva que, por si no estaba ya claro, supondría la candidatura definitiva a pelear por el liderato.

No fue esto suficiente para calmar los ánimos asturianos, que tuvieron en las botas de Roni su ocasión más clara. El delantero de los de Mieres aprovechó un fallo de Iván González para plantarse ante Guille Vallejo, pero el meta culturalista, con el pie, evitó el gol.

La bandas tienen la llave

Poco a poco fue creciendo la Cultural, con los extremos Gallar y Ortí muy activos y Julen Colinas, de falso nueve, amenzando con un desmarque de ruptura que le dejase solo ante Chechu. Jugó con fuego el Caudal, adelantando la defensa, pero el gol acabó llegando, tal vez, de la manera que no esperaban. Un centro de Gallar a la salida de un córner acabó en los dominios de Yeray que, entre la espalda y el cuello, remató el balón para adelantar a la Cultural.

Con este gol, la Cultural dominó todavía más el encuentro, un encuentro que ya estaba yendo por los fueros que interesaban a los de De La Barrera. El ritmo, la posesión y las ocasiones eran las que marcaba el cuadro blanco y la grada, si no lo estaba ya, se permitía el lujo de seguir soñando.

¡Mamma mía Gallar!

Tras el descanso, la victoria culturalista se tambaleó. Saavedra pudo empatar en un córner y los asturianos se vinieron arriba. Volvieron a presionar y las ocasiones mierenses comenzaron a llegar. Un fallo de Yeray en la salida de balón propició la ocasión más clara de los visitantes, por medio de Jaime, pero Guille demostró porqué es el portero titular de la Cultural con una gran intervención.

Pero entonces volvió a aparecer el mago. Chistera en mano y balón en los pies, Gallar dejó una obra de arte más. Recibió el balón en el costado, se fue de todo aquel que le salió al paso y anotó el 2-0 con un gran remate. Cuando más peligraba el triunfo de los leoneses, su ilusionista se encargó de que esa ilusión no se difuminase.

La 'Cultu' sufre con el partido bronco

Este gol calentó el partido, que se volvió bronco. Forniés o Ángel Bastos, que cometió una falta merecedora de tarjeta roja, entraron en este juego, algo que no convenía a los leoneses en un arbitraje demasiado permisivo con un juego muy al límite de los asturianos. Todo esto alentó a los mierenses, que consiguió sacar de quicio en cierta manera a los culturalistas y anotó el 2-1. Saavedra aprovechó un rechace en el área para apretar el partido.

Y la polémica llegó minutos después. Gallar se fue solo a la contra, en busca de la sentencia, se fue del meta y, cuando ya estaba a puerta vacía, fue derribado por un rival pero el árbitro decidió no decretar penalti ante el enfado general en el Reino de León.

Pero acabó llegando la sentencia. Antonio Martínez peleó un balón que parecía que ya era de Chechu, le cayó a Benja y el catalán, con su sexto tanto de la temporada, cerró un partido que sigue llevando en volandas a un club y su afición hacia un sueño.