El mejor premio para 'Joaco'

El ciclista y maestro leonés, Joaquín Fernández, recibe un sentido homenaje de sus amigos, compañeros y rivales para agradecerle los 60 años de dedicación a este deporte

Momento del pasillo de ruedas a Joaco. / Inés Santos
RUBÉN FARIÑASLeón

Pocas personas han conseguido unir a diferentes generaciones para mostrar la gratitud a todo una vida dedicada a una pasión.

Eso ha conseguido este sábado Joaquín Fernández, el conocido como Joaco, mentor, ciclista y alma del deporte de las dos ruedas en la provincia de León.

«Joaco es un referente en León, el padre del ciclismo durante muchas décadas», explicaba el exciclista Javier Pascual. «Toda la vida conocí a Joaco trabajando con chavales de base y cantera de forma desinteresada», matizaba Chechu Rubiera.

Amigos y rivales de los años sesenta y setenta se citaron en León. «Joaco era una persona excepcional, quedábamos impresionados cuando iban a Asturias con el problema de pierna», señalaba José Enrique Cima. Mismo sentir reflejaba Antonio Sobrino. «Era muy combativo y siempre estaba atento a la jugada de cómo iba la carrera».

Sesenta años de trabajo, dedicación y pasión por el ciclismo ha querido ser devuelto por sus amigos, compañeros y pupilos en un sentido homenaje que se iniciaba a las puertas del Hotel Conde Luna.

Un pasillo de ruedas recibía a este genio y figura hasta la escalinata de acceso a la recepción. Dentro, la Federación Española de Ciclismo hizo entrega de un diploma y afamados ciclistas como Perico Delgado o Miguel Induráin mandaron un mensaje de agradecimiento a Joaquín Fernández.

«Estoy un poco emocionado porque no me esperaba esto, la verdad. Después de tantos años y corredores, son muchos años, no me esperaba esto; estoy emocionado, contento y agradecido», apuntaba el protagonista de la velada.

Sonrisa en la cara, lágrimas en los ojos y objetivo cumplido por la organización. «Va a ser muy bonito y emocionante. Queremos devolverle todo lo que nos ha dado en el plano personal y deportivo».

Las anécdotas de los amigos

Acompañado por su inseparable mujer, Joaco ha querido recordar todo lo que este sacrificado deporte le ha dado a su vida. «A mí el ciclismo me ha dado mucho, me lo ha dado todo. Es una vida dedicada al ciclismo y conozco a mucha gente, de todas partes; tengo amigos en todos los sitios y es un orgullo». En esa lista figuran nombres como Ocaña, Pérez Francés, González Linares, entre otros.

Sus amigos también han recordado las anécdotas vividas junto a este leonés que es historia viva del ciclismo. Enrique Cima rememoró «los cabreos que se pillaba cuando por poco una escapada no llegaba a buen fin y le cazábamos en la última subida». Sobrino, destacando la calidad humana del homenajeado, apuntó cuando un hijo suyo corría en León y fue descalificado. «Fue a ver a los jueces para decirles que no era cierto lo que decían».

Chechu Rubiera hacía memoria sobre su aventura con Joaco, cuando el asturiano competía en el mejor equipo del Principado y tenía que disputar con ellos una carrera en León. «Llegamos con los mejores coches, la mejor infraestructura, material de todo tipo y cuando abrimos el maletero había bicis, las mejores, pero no teníamos bomba. Joaco se moría de la risa y nos decía: ‘En León somos pobres, pero para una bomba tenemos'».

El niño que repartía periódicos sobre dos ruedas. El joven que ahorró 700 pesetas para comprar su primera bicicleta. El fundador del Grupo Deportivo Adams y quien asegura conocer a más de 4.000 ciclistas ha recibido su mejor reconocimiento. Ese que se hace desde el corazón y que trata de devolver un pequeño granito de todo lo que Joaco ha dado al deporte.

Contenido Patrocinado

Fotos