Piñeiro debuta como internacional con un triunfo de prestigio

Imagen del partido./
Imagen del partido.

Álex y Dani Dujshebaev lideran a la selección española en su victoria en Magdeburgo ante Alemania en el estreno del capitán marista

EFE

La selección española de balonmano logró este sábado un triunfo de prestigio en su camino hacia el Europeo de Croacia, al imponerse por 24-26 a Alemania, en un encuentro que demostró que el futuro del equipo nacional se escribe con un apellido, el de los hermanos Dujshebaev.

24 Alemania

Wolff; Groetzki (-), Weinhold (1), Pekeler (2), Lemke (-), Kneule (1) y Gensheimer (4, 3p) -equipo inicial- Heinevetter (ps), Hornke (-), Häfner (2), Wiede (-), Drux (1), Fäth (3), Kühn (5), Weber (2), Kunkel (1) y Kohlbacher (2)

26 España

Pérez de Vargas; Balaguer (5, 1p), Gurbindo (2), Raúl Entrerríos (3), Arnau García (-), Rivera (1) y Gedeón Guardiola (1) -equipo inicial- Corrales (ps), Sergey Hernández (ps), Aleix Gómez (1p), Alex Dujshebaev (5, 1p), Álvaro Ruiz (1), Goñi (1), Dani Dujshebaev (2), Ángel Fernández (1), Figueras (3), Piñeiro (-) y Morros (-)

PARCIALES
10-12 (Descanso) 24-26 (Final)
ÁRBITROS
Nikolov y Nachevski (MKD). Excluyeron por dos minutos a Lemke, Kühn y Pekeler por Alemania; y a Arnau García por España.

Álex y Dani, los hijos del legendario Talant Dujshebaev, demostraron hoy en Magdeburgo que están dispuestos a tomar el relevo a otra no menos mítica pareja de hermanos, los Entrerríos, sin los cuáles es imprescindible entender los éxitos cosechados en los últimos años por el balonmano español.

Para ello, los Dujshebaev no encontraron un mejor escenario, ni un mejor rival, la poderosa Alemania, la vigente campeona de Europa, un equipo que encarna mejor que nadie el tipo de adversario que más se le ha atragantado a los 'Hispanos' en los últimos tiempos.

España suple con inteligencia el físico

Carente de lanzamiento exterior, la selección española acostumbra a sufrir ante rivales pertrechados con el imponente físico de los germanos, que unen a sus muchos kilos y centímetro, una agresiva defensa en la que las continuas faltas y agarrones tienen igual o más peso que la movilidad de piernas.

Todo un problema para España que necesita, a falta de cañoneros, dotar de la mayor velocidad y fluidez posible a su juego ofensivo para hacer llegar en ventaja el balón a los extremos y pivotes, la principal fuente de goles del conjunto español.

Una fluidez que los 'Hispanos' no lograron hasta que Jordi Ribera hizo coincidir a los sobre la pista a los hermanos Dujshebaev con el central Raúl Entrerríos, la fórmula perfecta para que España pudiera lucir todo su talento.

Álex Dujshebaev se luce

Y es que si Álex Dujshebaev volvió a demostrar su capacidad para el uno contra uno con sus eléctricas fintas y su sorpresivos lanzamientos, el joven Dani, de tan sólo 20 años, evidenció su intuición para asociarse con el pivote.

Pero los hermanos Dujshebaev no sólo destacaron en ataque, ya que la presencia de Álex en la posición de avanzado de la defensa 5-1 y de Dani, tanto en el centro de la zaga como en lateral, permitieron a España adquirir la solidez defensiva para despegarse (7-10) en el marcador.

España elevó esa diferencia hasta los cinco tantos (11-16) al inicio de la segunda mitad, con un gol de Adriá Figueras, que premió la superioridad sobre la pista del equipo español.

Pero ganar en Alemania nunca es fácil y bastó que los de Jordi Ribera enlazaran un par de fallos en ataque, así como la irrupción del guardameta Andreas Wolff, empeñado en acrecentar su condición de bestia negra del equipo español, para que los germanos igualaran la contienda (18-18) a doce minutos para la conclusión.

La primera línea salva los muebles

Un tiempo en el que volvió a surgir la mejor versión de Álex Dujshebaev que con dos goles consecutivos y un robo de balón permitió a España adquirir de nuevo una renta de tres tantos (18-21) que los 'Hispanos' supieron manejar a la perfección.

Tarea en la que además de Alex Dujshebaev y Raúl Entrerríos volvió a jugar un papel importante el joven Dani Dujshebaev, que demostró en los instantes finales la madurez necesaria tanto en ataque como en defensa para pensar que ya se ha ganado definitivamente un hueco en el equipo español.

Una selección española que tratará de añadir mañana en Berlín (14:30) un nuevo triunfo sobre Alemania al logrado este sábado en Magdeburgo (24-26), donde los 'Hispanos' demostraron que deben ser uno de los equipos a tomar en cuenta en el próximo Europeo.

Fotos