Una mala primera parte castiga a los Hispanos

Foto de archivo de un partido de los Hispanos./
Foto de archivo de un partido de los Hispanos.

España no pudo repetir la victoria de este sábado ante Alemania y cayó ante los teutones por 28-24

EFE

La selección española de balonmano no pudo repetir el triunfo que logró el sábado en Magdeburgo (24-26) y cayó este domingo en Berlín por 28-24 ante Alemania, en un encuentro en el que pagó con la derrota su mala primera parte.

28 Alemania

Heinevetter; Groetzki (1), Wiede (2), Drux (1), Weber (3), Gensheimer (8, 3p) y Pekeler (4) -equipo inicial- Wolff (ps), Kunkel (2), Lemke (-), Kühn (-), Fäth (1), Kneule (2), Häfner (2), Weinhold (-), Hornke (-) y Kohlbacher (2)

24 España

Corrales; Balaguer (6, 3p), Gurbindo (2, 1p), Gedeón Guardiola (-), Arnau García (2), Álvaro Ruiz (1) y Ángel Fernández (-) -equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Sergey Hernández (ps), Aleix Gómez (-), Alex Dujshebaev (4), Raúl Entrerríos (-), Goñi (3), Dani Dujshebaev (1), Rivera (4, 1p), Figueras (1), Piñeiro (-) y Morros (-)

PARCIALES
4-2, 7-4, 9-5, 9-6, 12-7, 16-9 (descanso) 16-12, 18-13, 19-16, 23-19, 26-21 y 28-24 (final)
ÁRBITRO
Nikolov y Nachevski (MKD). Expulsaron con tarjeta roja directa al jugador de Alemania Jannick Kohlbacher (m.48). Excluyeron por dos minutos a Kühn (2) y Kohlbacher por Alemania; y a Álvaro Ruiz, Morros y Goñi por España.
INCIDENCIAS
Encuentro internacional amistoso disputado en el Max Schmeling Halle de Berlín.

En los treinta primeros minutos, los 'Hispanos', a diferencia de lo ocurrido apenas veinticuatro horas antes, fueron incapaces de dotar a su ataque de la fluidez y velocidad necesaria para superar a una defensa germana que, hoy sí, hizo valer su mayor poderío físico.

Una circunstancia que no tardó en obligar a los españoles a resolver los ataques con precipitados lanzamientos lejanos, que sólo sirvieron para agigantar a los defensores germanos y, sobre todo, al guardameta Silvio Heinevetter.

Heinevetter frena a España

El portero alemán no sólo castigó con sus continuas paradas los imprecisos lanzamientos del conjunto español, sino que además se convirtió en el punto de partida del veloz juego de contragolpe de su equipo, que a la carrera desarboló por completo a España.

Lo reflejaron los siete tantos de desventaja (16-9) con los que llegó al descanso un equipo español que, incapaz de dotar de la más mínima continuidad a su ataque y sin posibilidad de asentarse en defensa, pareció abocado a una severa derrota.

Pero el conjunto español demostró en Berlín que posee el orgullo necesario para no rendirse, algo tan importante o más que el resultado final en un partido de preparación.

Los Hispanos nunca se rinden

Pese al contundente marcador, España recuperó en la segunda mitad la paciencia necesaria en ataque para mover a la defensa alemana hasta encontrar el momento necesario para hacer llegar el balón al jugador con ventaja.

Un drástico cambio que permitió a los de Jordi Ribera mejorar sus porcentajes de lanzamiento, lo que no tardó en reflejarse en el marcador y mediado el segundo período los 'Hispanos' habían reducido su desventaja a la mitad (19-16).

La mejoría ofensiva no tardó en trasladarse a la defensa y España logró dotar de la solidez necesaria al 5-1, ante la imposibilidad de los alemanes de jugar constantemente a la carrera como en la primera mitad.

Pero cuando más cercana parecía la posibilidad de remontada del equipo español, los de Jordi Ribera cayeron víctimas de la prisas, como quedó ejemplificado a los 52 minutos en un fallido intento de contragolpe lanzado por Gonzalo Pérez de Vargas, que privó a España de la posibilidad de situarse a dos goles en el marcador.

Un fallo que la selección germana no desaprovechó para escaparse nuevamente en el marcador y alzarse finalmente con un triunfo (28-24) que no debe ocultar la capacidad de reacción que mostraron los 'Hispanos' en la segunda mitad.

Temas

España

Fotos