Cadenas se enfrenta por primera vez a España como seleccionador de Argentina

Manolo Cadenas, durante un entrenamiento./
Manolo Cadenas, durante un entrenamiento.

El técnico leonés asegura que su selección afronta esta cita preparatoria como «un nuevo test para ir adquiriendo más experiencia»

EFELeón

El seleccionador de Argentina, el leonés Manolo Cadenas, se enfrentará por vez primera ante España, a la que dirigió hasta agosto de 2016, dentro del el XLIII Torneo Internacional Domingo Bárcenas, que se disputará del 5 al 7 de enero en Pontevedra y Vigo, con Polonia y Bielorrusia en el cartel.

Sobre la selección española, a la que Cadenas llevó al subcampeonato en el último Europeo, la sigue viendo como "uno de los grandes candidatos a las medallas, a pesar de que haya iniciado una pequeña renovación apareciendo algunos nuevos jugadores que han logrado títulos con la selección júnior de Isidoro Martínez".

España, ha comentado, está capacitada para volver a optar al podio en el inminente Europeo de Croacia, "porque siempre mantienen el nivel competitivo y siguen contando con algunos de los jugadores mundiales en varias posiciones".

Será la segunda cita importante del combinado albiceleste bajo la dirección de Cadenas, tras el torneo de Brasil hace unos meses, donde tan solo fue derrotado por el equipo anfitrión, aunque acudiera con una selección plagada de juventud y sin sus principales referencias, todos ellos en ligas europeas, que sí estarán ahora.

"Este torneo permitirá disponer de una percepción más real de cómo está la selección, también por los rivales que estarán enfrente", ha explicado a Efe el seleccionador argentino a través de una conversación telefónica.

Cadenas afronta esta cita, preparatoria para sus rivales con vistas al Europeo de Croacia, en enero de 2018, como "un nuevo test para ir adquiriendo más experiencia y probar algunas cuestiones nuevas que se intentarán aplicar al juego del equipo", ha dicho.

Junto al "espíritu guerrero" que siempre ha tenido el combinado argentino, pretende introducir algunas novedades tácticas como la defensa 6-0, en lugar de la habitual 5-1, "sin descuidar el gran trabajo individual que siempre ha existido pero intentando explotar más el arma del contragolpe", ha matizado.

Contenido Patrocinado

Fotos