Leonoticias

Raquel Caño, con seis goles, fue la máxima goleadora leonesa.
Raquel Caño, con seis goles, fue la máxima goleadora leonesa. / 7foto7

división de honor

Tocadas y hundidas

  • El Cleba cae ante Granollers en el partido entre los dos últimos equipos de la División de Honor, dejando a las leonesas como colistas

Un día clave, un día para resurgir. Así estaba marcado en el Cleba que, pese a todo, no ha podido ganar. Las leonesas han caído 25-21 ante Granollers en un duelo de necesidades entre los dos equipos que no conocían la victoria. Ahora solo son las de Quico Álvarez las que no han probado el dulce sabor del triunfo esta temporada.

La importancia del partido obligó al Cleba a salir tenso a la cancha. Las chicas de Quico Álvarez quisieron meter miedo en los primeros compases del encuentro, pero Granollers no rehuyó la batalla. Apoyadas en una superlativa Judith Vizuete, las vallesanas aguantaron el pulso a las leonesas, que supieron repartir el peso ofensivo entre varias jugadoras, no recayendo solo en Marta Méndez y Raquel Caño, como ha sucedido en otras ocasiones.

La igualdad se reflejaba en un marcador que no variaba demasiado. Las ventajas no pasaban del gol de renta y ninguno de los dos equipos quería dejar escapar al rival. El Cleba, pese al buen hacer en ataque, estaba temeroso y blando en defensa, lo que permitió a Granollers ganar y ganar en confianza.

Acelerón catalán, reacción leonesa

Las catalanas fueron tensando la cuerda a partir del cuarto de hora de partido, poniendo cada vez en más apuros a las de Quico Álvarez. Hasta que el partido se rompió. Granollers logró que el Cleba estuviera seis minutos sin marcar, lo que aprovechó para colocar una renta de cuatro goles en el marcador y que, al término de la primera media hora de juego, se estableció en tres tantos.

Tras el paso por vestuarios, el Cleba reaccionó. Tras unos minutos de intercambio de golpes, las leonesas se colocaron a tan solo un tanto de las vallesanas con un parcial 4-1 en el que Raquel Caño comenzó a despertar.

Debacle final

Este buen momento de las leonesas se frenó de pronto. Las de Quico Álvarez aceptaron el armisticio propuesto por Granollers y se vivieron ocho minutos sin goles hasta que, de nuevo, Raquel Caño, rompió esta tregua para empatar el partido.

Cuando mejor parecían pintar las cosas para el Cleba, las catalanas volvieron a alejarse. La confianza de las leonesas desapareció, o más bien se marchó con Granollers. La renta empezó a crecer, Quico Álvarez no encontró antídoto para este veneno y el partido acabó con un 25-21 favorable a las locales que deja al Cleba muy tocado.