Leonoticias

Tati Lozano volvió a la cancha.
Tati Lozano volvió a la cancha. / 7foto7

división de honor

Sin visos de solución

  • El Cleba vuelve a caer en un partido en el que la sensación de impotencia de las leonesas fue el factor más preocupante

El Cleba necesita una solución. El conjunto leonés sigue en caída libre, no sabe lo que es ganar y lo que es peor aún, no se ha acercado todavía a la victoria. El cuadro de Quico Álvarez ha caído 28-24 ante el Canyamelar Valencia en un choque en el que reaccionó demasiado tarde.

El partido arrancó mal para las leonesas. Las valencianas se fueron en el marcador muy pronto, dirigidas por una excelsa Patricia Alonso que tiró del carro ofensivo de las locales. Cinco goles de renta con solo diez minutos de juego hacían presagiar que sería una tarde complicada para el Cleba.

Pero las de Quico Álvarez tienen casta. Trataron de minimizar daño, de asomarse a la victoria, de inquietar al Canyamelar. Y lo consiguieron. Se acercaron en el marcador y, cuando estaban a punto de empatar, cuando rozaban a la presa, esta volvió a escaparse. Al descanso, el Cleba perdía de seis.

No fue mejor el arranque de la segunda mitad, en el que se alcanzó la máxima diferencia del partido, nueve goles. Las locales bajaron el pistón con la victoria prácticamente en el bolsillo y el Cleba, más por orgullo que por convicción, comenzó a escalar el Himalaya que tenían por delante. Se quedaron a mitad de camino y vuelven para León con otra victoria y la preocupación rondando en sus cabezas.

Temas