Leonoticias

Marta Méndez, en un partido de la pasada campaña.
Marta Méndez, en un partido de la pasada campaña. / 7foto7

división de honor

«El mensaje en el descanso fue 'esto no puede ser'»

  • Marta Méndez reconoce que el Cleba de la primera parte «no era el Cleba» pero el de la segunda sí «con garra, luchando y con compañerismo»

La épica caracterizó al partido del Esencia 27 Cleba. Pese a ir perdiendo de ocho al descanso, las leonesas sacaron toda su garra para plantar cara al Alcobendas, uno de los gallos de la División de Honor, y acabar empatando el encuentro.

Clave en esta remontada, con diez goles en el partido, fue Marta Méndez. La lateral asegura que el Cleba de la primera parte «no fue el Cleba, pero el de la segunda sí, con garra, lucha y compañerismo». «En el descanso nos dijimos: 'esto no puede ser'. Teníamos la necesidad de dar otra imagen, de no bajar los brazos y de que la afición no se vaya viéndonos así», explica.

El problema en la primera parte, según Méndez, fue que estuvieron «muy desajustadas en defensas». «Ellas fueron muy efectivas en ataque y Ana Belén paró muy poco porque concedíamos lanzamientos fáciles. Fue un cúmulo de cosas ya que, al defender mal, no pudimos correr a la contra», señala.

«Me veía ganando»

Pero en la segunda parte todo cambió y el Cleba logró poner el partido patas arriba. «Parece una burrada, porque íbamos perdiendo de siete, pero en el minuto 35 me veía ganando. Esa era la sensación que había sobre la cancha», afirma la lateral, que recalca que, pese a que las remontadas son «muy espectaculares», a ella «no le gusta» que suceda eso.

Marta Méndez recalca que les cuestan tantos los inicios de temporada porque suele cambiar «demasiado» el bloque. «Nosotras siempre tenemos que empezar de cero y, esta temporada, por ejemplo, tenemos que acoplar a las cubanas, aunque la gran parte del grupo continúa», explica.

La 'líder' busca 'compañía'

La lateral está ganando peso en el equipo y, con 11 goles ante el Aula y 10 ante Alcobendas, ya es una de las líderes del Cleba. «He estado bien, pero no sirve de nada si nadie me acompaña. Es un deporte de equipo y lo que quiero es que todas juguemos bien para poder ganar», incide.

Por último, la leonesa afronta el partido de este sábado ante Elche «con muchas ganas». «La segunda parte ha demostrado que no estamos tan mal, pero nos medimos a un equipo eufórico, que ha ganado de uno al Aula en Valladolid, en un pabellón complicado como Carrús», sentencia.