Leonoticias

Méndez (I) fue el principal pilar ofensivo del Cleba.
Méndez (I) fue el principal pilar ofensivo del Cleba. / E. N.

división de honor

Deja vú

  • El Cleba compensa una desastrosa primera mitad con una portentosa segunda, en la que remontaron una renta de ocho goles para lograr el primer punto de la temporada

La garra y la épica volvieron a su hogar. El Esencia 27 Cleba tiró de estos dos elementos para levantar una losa de ocho goles al descanso y, al igual que la pasada temporada, darle la vuelta a una gran desventaja ante el Alcobendas. Hace un año, la historia acabó con victoria, en esta ocasión con un empate 24-24 que supone el primer punto del curso para las leonesas.

El inicio del partido no hacía prever el emocionante final. El Esencia 27 Cleba arrancó bien, con un notable nivel en defensa y acierto en ataque. Entre los contraataques y una excepcional Marta Méndez, que sostuvo al equipo leonés en el apartado ofensivo, las de Quico Álvarez plantaron cara al Alcobendas.

Pero, superado el minuto 10, este castillo de naipes se vino abajo. Poco a poco, las madrileñas fueron cerrando más la defensa y en ataque comenzaron a estar más acertadas. Cuatro, cinco, seis... no había quien detuviera la hemorragia de goles del Cleba que se mostraban nerviosas y ansiosas en ataque e incapaces en defensa.

Esta situación fue a más y el descanso fue un alivio. Un parcial de 1-4 entre los minutos 23 y 25 acabó por hundir a las leonesas, que se fueron a vestuarios con ocho goles de losa.

Recuerdos del pasado

Pero el ADN del Cleba no permite rendirse. Sea cual sea la situación, sea cual sea el muro que haya que escalar, abandonar no es una opción. Así lo demostraron las leonesas, que salieron en la segunda mitad con intención de remontar el partido.

La defensa comenzó a funcionar, Ana Belén se creció y en ataque todo funcionaba. Un parcial de 5-0 en los diez primeros minutos hicieron que se pudiera creer en el milagro. Es más, las madrileñas tardaron once minutos en anotar el primer gol.

Épica para remontar

La inseguridad y los fantasmas de la épica remontada del Cleba en la pasada temporada comenzaron a sobrevolar la mente de las jugadoras de Alcobendas. El brazo de las madrileñas comenzó a acortarse, el de Marta Méndez seguía enviando 'martillazos'.

A cinco minutos para el final, el Cleba lo logró. Las leonesas igualaron la contienda y ahora quedaba soñar. Se pusieron por delante, las madrileñas remontaron y tuvieron balón para ganar... pero al final hubo reparto de puntos y las de Quico Álvarez demostraron que a casta no hay quien las gane.