Eurobasket 2017

«Pido a los jóvenes que disfruten y tengan siempre buena cara»

Fernando San Emeterio y Juancho Hernángómez, en un entrenamiento. /Efe
Fernando San Emeterio y Juancho Hernángómez, en un entrenamiento. / Efe
Fernando San Emeterio (jugador de la selección)

«Llull es un todoterreno imposible de sustituir y hay que dar un paso adelante en defensa, ser más duros y más físicos», reclama el alero cántabro, pieza clave en la selección

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Fernando San Emeterio, bicampeón de Europa con España en 2011 y 2015 y también de Liga, con el Baskonia (2010) y el Valencia (2017), aunque se perdió los Juegos Olímpicos de Río porque Sergio Scariolo eligió al final a Álex Abrines, es uno de los jugadores más queridos e importantes para el seleccionador. En el Eurobasket de Rumanía y Turquía el veterano alero cántabro (33 años) está llamado a ser un hombre aún más trascendental ante el reto de revalidar el título.

PREGUNTA: Diez años después de su debut con España, acaba de cumplir 100 partidos con la selección.

RESPUESTA: Cuando veía a esta generación por la tele y el ambiente era una de las motivaciones por las que trabajar para intentar estar ahí, y visto con perspectiva son casi siete veranos seguidos, menos en 2014 (el Mundial de España) viniendo, y estoy contento de estar en este selecto grupo.

P.: Y el año pasado en los Juegos de Río, que fue el último descarte.

R.: Yo estaba dentro del grupo intentando entrar entre los 12, pero no soy de quedarme muy atrás en los palos. Hay un día o dos de un poco de duelo, pero automáticamente desconecté, me fui de vacaciones y empecé la pretemporada para pelear para estar bien en mi equipo, lo que siempre conlleva poder estar aquí.

P.: Scariolo siempre dice que usted, aunque esté fuera, es de esta familia, pero ahora ya sí que es una pieza clave en el equipo.

R.: Pasa el tiempo rápido y ahora ves el equipo y piensas que después de Juan Carlos (Navarro) y Pau (Gasol) el siguiente ahora mismo soy yo, por edad. Llevo muchos años y la veteranía, la experiencia en los torneos, también es un grado, pero siempre tengo los pies en el suelo y asumiendo el rol que el técnico me dé.

P.: ¿Y siente más responsabilidad por su mayor peso en la selección?

R.: Quizás los veteranos sí tenemos más responsabilidad a la hora de saber lo que este grupo, de transmitir lo que nos ha llevado al éxito durante estos años, para la gente nueva vea cómo se trabaja aquí y cómo se cambian roles de un equipo a selección. Es importante que los veteranos transmitamos eso.

«La Liga del Valencia es una lección, porque todos miramos por el bien colectivo por encima de cualquier actuación individual»

P.: ¿Cuál es el principal consejo que da a los jóvenes?

R.: Que disfruten, que vivan esto y que den el máximo para que el equipo tire para arriba. Que en todo momento tengan buena cara y que se asuman los roles, porque lo que ha hecho grande a esta selección es saber diferenciar entre su equipo y la selección siempre.

P.: ¿Y cómo se lleva la presión, cuando a España se le exige no sólo medalla, sino que sea de oro?

R.: Es normal. Somos un grupo que siempre hemos lidiado bien con eso y sabemos llevar bien la presión. Sabemos que el torneo es largo y que cuando hay que estar bien sobre todo es al final. Generalmente hemos manejado bien esa posible presión, porque trabajamos para llegar bien allí y la experiencia hace salvar los momentos más difíciles.

P.: ¿Es la cita que se presenta en circunstancias más adversas, por lesiones (Sergio Llull y Víctor Claver) y renuncias (Rudy Fernández, Felipe Reyes y Nikola Mirotic, aparte de la retiradade Calderón)?

R.: Sí que es verdad que hay muchas bajas de jugadores que han sido muy importantes en los últimos años. Quizás el año pasado fue más difícil sin lesiones pero con ausencias por fichajes de NBA, salidas de la concentración, seguros... Entonces fue algo más complicado de preparar, porque este año, de los que estamos aquí, salvo la grave lesión de Llull, lo demás ha ido más o menos bien.

P.: ¿Se va superando el mazazo de Llull?

R.: No queda otra. Es una pena que no pueda estar en este Europeo, pero los que estamos tenemos que mirar para delante sabiendo que va a ser imposible sustituirle.

P.: ¿Cómo se suple la principal referencia exterior de España?

R.: No hay ningún jugador con sus características físicas y de talento a la vez, además de que quizás estaba en su mejor momento de baloncesto, y sabiendo eso hay que intentar buscar diferentes soluciones. En los partidos de preparación nos hemos apañado y vamos a ver si seguimos en esa línea.

«Mi hija quiere venir a Madrid a celebrar la medalla, así que vamos a ver si la conseguimos»

P.: Pau ha reclamado a todos sacrificarse más sobre todo en defensa y Scariolo también insiste en esa idea.

R.: Llull es un todoterreno en todos los aspectos del juego y sí que es verdad que hay que dar un paso adelante en defensa, ser más duros y más físicos. Tenemos que trabajar en equipo para poder ganar, sabiendo cuáles son nuestros referentes, pero atrás todos tenemos que currar y ayudar. Además, eso alegra el juego para poder correr.

P.: ¿Es el lanzamiento exterior el déficit de España?

R.: Todos los años es un poco la misma historia. Siempre se habla de eso pero al final siempre se encuentran soluciones, y luego hay partidos para todos. Hay muchos partidos y habrá días que uno esté más inspirado desde fuera que otro. Lo importante es que asumamos todos bien los roles y así estaremos cerca del éxito.

P.: Pese a todo, España es la gran favorita al título.

R.: Lo de favoritos o no al final vale para poco. Supongo que la gente, sobre todo fuera de España, nos dará como favoritos porque interesa ir más de tapado al principio, pero nosotros nos aislamos de todo eso y nos preparamos en lo nuestro, como hemos hecho en los últimos torneos. Sabemos que tenemos muy buen equipo, que tenemos opciones y somos candidatos, pero también que es muy difícil y que desde octavos te lo juegas todo a un partido. Siempre se recuerda el Mundial de España (en 2014), que se gana todo (en la primera fase) pero pierdes un partido y parece que es un fracaso.

P.: Esta vez hay hasta cuatro jugadores, usted, Vives, Sastre y Oriola, que ganaron la Liga con el Valencia.

R.: Es muy bonito para el club y sobre todo una lección, porque cuando las cosas realmente se hacen por el bien colectivo repercute en lo individual. Este año todos hemos mirado por el bien colectivo por encima de cualquier actuación individual. Si te fijas los números tampoco son brutales en ninguno de los cuatro, pero la sensación general es que hemos hecho una temporada muy buena y es una lección de cara a la selección y el futuro del club.

P.: Y refuerza la apuesta por el jugador nacional.

R.: Generalmente es importante tener una buena base de españoles, para la unión del equipo. El Madrid estos años también ha tenido esa base y ha ganado varios títulos.

P.: En la celebración del Eurobasket 2015 en el centro de Madrid usted gritó ante la afición: «¡Esta medalla se ha conseguido a base de huevos!». Un resumen muy certero.

R.: Fue así, porque no fue una selección recordada por el talento. Faltaba mucha gente. Vimos que había que sufrir mucho, que con talento no íbamos a ganar y hubo que bajarse al barro. La gente se bajó al barro, desde Pau hasta el último y así fuimos sacando los partidos. Fuimos de menos a más y crecimos como equipo, con el ‘summum’ de la semifinal contra Francia y la final, que también hay que ganarla.

P.: Cuando ganó la última Liga su niña (de cinco años) le dijo: «Papi, ayer (por el 16 de junio) fue un día de los de no olvidar».

R.: Sí, a la mañana siguiente dijo eso. Ya habíamos tenido dos finales (en la Copa y en el Eurocup) y se había llevado dos decepciones y esa tercera me hacía especial ilusión por ser el primer título importante con ella, porque lo iba a recordar e hice todo lo posible porque se acordara. Cuando me dijo eso esa mañana la verdad que sí que fue bonito.

P.: ¿Y ahora qué le ha prometido?

R.: Ella quiere venir a Madrid a celebrar la medalla, así que vamos a ver si la conseguimos.

Contenido Patrocinado

Fotos