Norris y Kavas no son suficiente para salvarse

Norris y Kavas no son suficiente para salvarse

El Agustinos cae en la pista de Morón en un encuentro donde solo los dos americanos aportaron al equipo

RUBÉN FARIÑAS

Con solo dos jugadores un equipo no puede pretender salvar la categoría. Esa es la conclusión que se puede obtener de una nueva derrota de Agustinos Eras.

El equipo leonés ha caído por 83-71 ante el Morón y ha dado un nuevo paso hacia el descenso. La paupérrima valoración del equipo, solo sujetados por Kavas y Norris, deja malas sensaciones.

83 Morón

Marín (8), Jiménez (11), Marco (7), Rigo (7), Hinnenkamp (12), Velasco, Cameron (16), Rodríguez (4), Chagoyen (9), Conde, Toledo (3), Orlov (6)

71 Agustinos

Bouzán (2), Sanz (2), Vázquez (3), Fernández, De la Red, Cachón, Oliva (7), Kavas (24), Smith (22), Carrasco (2)

PARCIALES
16-11, 27-21; 33-23, 43-34; descanso; 53-42, 62-54; 73-62; 83-71
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada de la Liga LEB Plata disputado en Morón de la Frontera (Sevilla)

El primer cuarto se mantuvo igualado hasta los instantes finales. Rigo con un triple daba las primera ventajas locales, con 14-9.

Los dos americanos del conjunto de Jorge Álvarez tiraron aquí del carro para sostener a los suyos y dar la única ventaja del partido, 20-21, en el minuto 8.

De este momento, nacería un parcial de 11-0 que los sevillanos supieron gestionar a la perfección. El resultado, 31-21, hacía saltar las primeras alarmas en la expedición visitante.

Las diferencias de 10 puntos se mantuvieron durante todo el segundo cuarto. El intercambio de canastas elevaba el tanteador hasta el 43-34 con el que se llegaba al descanso.

La segunda mitad no cambio la cara al choque. Chagoyen con un triple daba la máxima renta a los suyos, 54-40, y de nuevo Kavas y Norris salían al rescate colocando el 56-49.

La última esperanza

La salida de Agustinos Eras en el último cuarto dio una chispa de esperanza a los leoneses. Un parcial de 0-8 igualaba la contienda, 62-62, y esto servía de revulsivo a los andaluces.

Cameron y Marín aceleraron el pulso del partido. Morón devolvía el parcial y dejaba claro que el triunfo no se les escaparía. Los sevillanos ponían tierra de por medio, 73-62 y dejaban noqueados a los visitantes.

Un triple de Marco, a dos minutos del final, fue la sentencia que hizo bajar los brazos a los leoneses para que cayeran por 83-71.

La derrota complica seriamente las opciones de salvación de la escuadra estudiantil, que deberá ganar prácticamente lo que resta para mantener la categoría.

Contenido Patrocinado

Fotos