NBA

La velocidad de los Lakers doblega a Marc Gasol y a los Grizzlies

Marc Gasol habla con el árbitro. /Efe
Marc Gasol habla con el árbitro. / Efe

El pívot español merodeó el 'triple-doble' al conseguir 15 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias

EFELos Ángeles (EE UU)

Los Angeles Lakers sumaron su cuarta victoria consecutiva sobre los Memphis Grizzlies (107-102) con un gran esfuerzo coral de su plantilla, cuya velocidad y energía resultaron claves a la hora de superar a los Memphis Grizzlies de Marc Gasol. Brandon Ingram fue el mejor de los locales, con 20 puntos y 7 rebotes, seguido por Brook López con 20 tantos (cuatro triples).

Lonzo Ball aportó 9 puntos, 9 asistencias y 5 rebotes, pero volvió a evidenciar su escaso acierto de cara al aro: acabó con 3/13 en tiros y lleva una marca de 35/117 de momento en la NBA.

Por su parte, Marc Gasol merodeó el 'triple-doble' (15 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias) y Tyreke Evans sumó 26 puntos. El 'show' del español arrancó puntual con una asistencia a una sola mano que recordó a Sabonis, pero encontró réplica rápidamente en un pase por la espalda y en contraataque de López. El pívot y Mike Conley, como de costumbre, llevaban la manija ofensiva con 11 de los primeros 15 puntos de su equipo.

Sin embargo, la entrada de pista de un agresivo Julius Randle frenó el empuje de Memphis. A pesar de que Brandan Wright suplía con garantías al catalán, los hombres de David Fizdale no podían contener la velocidad de vértigo de su rival, que rubricaban sus mejores minutos de la temporada.

Cuatro triples prácticamente seguidos (Ball, Kyle Kuzma y dos de Kentavious Caldell-Pope) abrieron brecha en el marcador (82-60) tras un parcial de 12-0 que dejó noqueado a Memphis, incapaz de contrarrestar la lucidez en la distribución de balón de los hombres de Luke Walton.

Los Lakers supieron manejar la renta a pesar de pequeños amagos de reacción, como el triple de Gasol y la penetración de Evans que colocaron el 99-89 a falta de cuatro minutos para el final.

Brook López, convertido en un muro en defensa, aseguró la pintura de forma intachable y Caldwell-Pope dio la puntilla a los Grizzlies, que metieron el miedo en el cuerpo a su rival (103-100) tras un triple de Conley y dos tiros libres de Dillon Brooks a falta de 42 segundos.

Ricky, 10 puntos

El escolta estrella James Harden protagonizó otra jornada histórica en su juego individual al anotar 56 puntos que le permitieron establecer la mejor marca individual como profesional y ayudar a los Rockets de Houston a ganar por paliza de 137-110 a los Jazz de Utah.

Harden, que jugó 35 minutos, estuvo dominante e inspirado durante todo el partido al anotar 19 de 25 tiros de campo, incluidos 7 de 8 triples, y 11 de 12 desde la línea de personal. El jugador franquicia de los Rockets también brilló en la dirección del ataque al conseguir un 'doble-doble' tras repartir 13 asistencias, capturar dos rebotes, recuperó dos balones y perdió otros siete, siendo su única mancha en todo el partido.

Junto a Harden, de nuevo el escolta Erick Gordon, que sigue de titular en el puesto del lesionado Chris Paul, aportó 20 puntos, al anotar 6 de 11 triples, que permitieron a los Rockets conseguir la tercera victoria consecutiva. Mientras que el alero de origen dominicano Trevor Ariza llegó a los 14 tantos para completar la lista de los tres jugadores de los Rockets que tuvieron números de dos dígitos.

El factor sorpresa de los Rockets fue el pívot brasileño Nené Hilario, que salió como reserva, y aportó 13 puntos en los 19 minutos que vio acción. Hilario anotó 5 de 8 tiros de campo y 3 de 4 desde la línea de personal, capturó cuatro rebotes -tres defensivos-, repartió dos asistencias, recuperó balón, perdió otros dos y puso un tapón.

Aunque los Jazz son uno de los mejores equipos defensivos de la Liga, esta vez no pudieron nunca con la inspiración encestadora de los Rockets que los superaron tanto con los tiros exteriores como desde dentro de la pintura. Los Jazz (5-5), que se pusieron por delante en el marcador al inicio del partido (0-5), de inmediato se dieron cuenta que la noche iba a ser especial para James y muy larga para ellos, como así sucedió.

El base novato Donovan Mitchell, que salió de reserva, surgió como el líder encestador de los Jazz al conseguir 17 tantos, cuatro rebotes y cuatro asistencias, que lo dejaron al frente de una lista de siete jugadores de su equipo, incluidos los cinco titulares que tuvieron números de dos dígitos.

El base español Ricky Rubio, que reconoció que no habían jugado el mejor baloncesto, también llegó a los 10 tantos en los 20 minutos que apenas estuvo en la pista del Toyota Center.

Rubio anotó 2 de 7 tiros de campo, incluido un triple en cinco intentos, y 5 de 6 desde la línea de personal, repartió tres asistencias, capturó dos rebotes y perdió dos balones. "Hemos cometido muchos errores mentales y eso nos costó el partido", declaró Rubio. "Houston mostró el poder que tiene como equipo y hay que darle crédito, aunque nosotros no hicimos bien las cosas".

Fotos