Eurobasket 2017

España deja ya el sello de campeona

Willy Hernangómez encesta ante los montenegrinos. AFP
Willy Hernangómez encesta ante los montenegrinos. AFP

La selección inició la defensa del título continental con una exhibición coral ante Montenegro y de Willy Hernangómez en la zona

AMADOR GÓMEZ

Acostumbrada a las derrotas en el comienzo de las competiciones y obligada por tanto a reaccionar y a sufrir en el resto de torneo, en el comienzo de la defensa de su título europeo en Rumanía la selección española quiso dejar ya el sello de campeona y confirmar su condición de gran favorita. España dio una lección de ambición y autoridad ante Montenegro, sobrepasada por un equipo que, a pesar de las importantes bajas, está plagado de talento y, con la experiencia de anteriores citas en las que sobrevivió y creció con agonía, en esta ocasión mostró su cara más sacrificada y coral para abrir el Eurobasket con una nota muy alta.

99 ESPAÑA

Rubio (7), San Emeterio (10), Abrines (7), Pau Gasol (10) y Marc Gasol (9) -quinteto inicial-. Rodríguez (7), Navarro (9), Willy Hernangómez (18), Sastre (4), Vives (3), Oriola (2) y Juancho Hernangómez (13).

60 MONTENEGRO

Rice (7), Sehovic (6), Radoncic (-), Barovic (-) y Vucevic (16) -quinteto inicial-. Pavlicevic (13), Todorovic (4), Dubljevic (4), Mihailovic (8), Ivanovic (-), Vranjes (-) y Djurisic (2).

ÁRBITROS:
Sahin (Italia), Reid (Australia) y Rosso (Francia). Eliminado: Todorovic.
PARCIALES:
26-14, 25-15, 19-15 y 29-16.
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la primera jornada del grupo C del Eurobasket 2017, disputado en el Polyvalent Hall de Cluj-Napoca. Juancho Hernangómez, Pierre Oriola y Joan Sastre debutaron con la selección absoluta. 2.300 espectadores.

La renovada España, a la que Sergio Scariolo había exigido remangarse en defensa, dio un golpe en la mesa en su primer partido, en el que redujo a la mínima expresión a la selección montenegrina, a la que no permitió anotar más de 16 puntos en ningún período. Y sin necesidad de un gran partido de su líder, Pau Gasol, que en su partido 200 con España dejó también el protagonismo a otros y colaboró lo preciso (10 puntos y ocho rebotes) para que la selección machacase a un adversario que nunca encontró respuesta ante la capacidad de trabajo defensivo y calidad ofensiva de los de Scariolo. Además de Sergio Rodríguez, que volvió a destilar magia para contagiar a sus compañeros, también brillaron los no habituales. Los jóvenes de esta selección que se han sumado con energía a los veteranos para que la selección pueda conquistar su cuarto oro continental en los cinco últimos Eurobasket y que ya pudieron disfrutar de su primera gran oportunidad y ganar en autoconfianza. Entre todos ellos destacó Willy Hernangómez (18 puntos y nueve rebotes), que a la sombra de los hermanos Gasol, pero cada vez con mayor presencia y poderío interior, continúa progresando a pasos agigantados en la zona.

Tan dada a los sobresaltos y a las dudas en la mayoría de sus comienzos, se temía a la Montenegro de Dubljevic y Vucevic en el choque inaugural, pero la selección dejó sentenciado el choque en los primeros 20 minutos (51-29), en los que ofreció una exhibición de intensidad, defensa, robo, contraataque y juego colectivo. Y sin necesidad de agotar a sus principales estrellas para arrollar a Montenegro. Nada menos que 56 puntos de España fueron al final del banquillo, pero al descanso 26 de los 51 estaban ya firmados por los suplentes. Casi tantos como los que anotó en el primer tiempo un rival que, salvo en el comienzo, ni siquiera pudo acercarse al aro, frenado por las ayudas defensivas y los robos y el ritmo de Ricky Rubio y Sergio Rodríguez.

Más información

Bajo la batuta del ‘Chacho (10 asistencias), la selección de Scariolo disfrutó y despegó sin límite hacia un triunfo previsible, aunque no se esperaba que fuera tan apabullante. El primer tiempo de España fue prácticamente perfecto, con un enorme acierto (60% en tiros de 2 y 57% en triples), pero sobre todo, con la necesaria entrega defensiva que no sólo había reclamado su técnico, sino también Pau Gasol y el resto de veteranos, ante la dolorosa ausencia de Sergio Llull y la teórica pérdida de potencial en propia cancha que debe ser suplida por todos.

De Montenegro se esperaba más, especialmente en ataque, pero es que estuvo negada ante la actitud y consistencia defensiva de una España que no se resintió en ningún momento con las rotaciones y, dado que convirtió el choque en un encuentro muy cómodo, demostró que si se sacrifica atrás y corre como le gusta, prácticamente es imparable en la transición. Sin relajación, ya que los jóvenes tienen tanto hambre como las figuras consagradas, al final rebajó su porcentaje en tiros de dos (53%), pero elevó el del perímetro, con un 65% de acierto desde los 6,75 y un pleno para otro que no deja de crecer, Juancho Hernangómez, y el eterno Juan Carlos Navarro (tres de tres en triples) que se retirará tras este Europeo. Otra gran noticia para esta España en la que todos suman y, sin egos individuales, aceptan el rol asignado, con una notable estadística global de 24 asistencias.

Fotos