Artículo

Javier Imbroda: «Pau Gasol»

Imagen del máximo anotador de la historia de los Eurobasket. /Pau Gasol Enterprises
Imagen del máximo anotador de la historia de los Eurobasket. / Pau Gasol Enterprises

JAVIER IMBRODA

En un partido sin historia, Pau Gasol se encargaba de escribir la suya junto a su idilio con la selección española. No era el partido con más ‘glamour’ para un logro histórico, pero qué más daba. Nada podía eclipsar una hazaña que agranda aún más el mito.

Hungría bastante hizo con amortiguar otra paliza. Nuestra selección se tomó el partido como un trámite a cumplir. Pérdidas iniciales que, unido al desacierto del rival, sumieron el encuentro en un intercambio de errores. Sólo un Pau concentrado hizo que España fuera dominando con cierta comodidad.

Y llegó el récord de Pau, máximo anotador de la historia de los Eurobasket. Palabras mayores. Piensen en esta nómina de jugadores: Belov, Emiliano, Brabenec, Korac, Slavnic, Delibasic, Dalipagic, Cosic, Brabender, Berkowitz, Gallis, Petrovic, Epi, Marchulonis, Sabonis, Kukoc, Danilovic, Djordjevic, Nowitzki, y el último superado, Tony Parker. Impresionantes jugadores que a lo largo de la historia nos deleitaron con su talento. Algunos más anotadores que otros. Pueden añadir a esta lista unos cuantos más. Posiblemente no cabrían en este artículo, pero centrados en la anotación.

Viendo este listado podremos contextualizar el logro de Pau, que superó a todos. Un mito español que seguimos disfrutando. Conseguir un récord individual de este tamaño dentro de un juego colectivo. Sencillamente impresionante. Algún día podré contarles a mis nietos que Pau debutó conmigo en la selección. Ya avisaba en ese tiempo que irrumpía un jugador, un deportista diferente, que estaba señalado a marcar una época. Pero ha sido maravilloso comprobar cómo ha superado todas las expectativas creadas, hasta llegar a una cima sólo al alcance de personas únicas como él. Mi admiración y reconocimiento.

El partido, mientras tanto, deambulaba en diferencias que nunca amenazaron la victoria. Ahora toca esperar rival y prepararse para los octavos de final, una eliminatoria trampa. Sin confianzas. Empieza lo bueno, con Pau, por supuesto.

Contenido Patrocinado

Fotos