Artículo

Javier Imbroda: «Cuestión de hermanos»

Juancho Hernangómez se dispone a encestar ante Montenegro. / EFE

JAVIER IMBRODAEntrenador y exseleccionador nacional

Decía Wonny Geuer, legendaria jugadora del baloncesto español, y madre de los hermanos Hernangómez, que disfrutaba más viendo a sus hijos jugar con la selección que en la NBA. La entiendo. Después del impecable arranque de la selección en el campeonato con especial participación de sus hijos, disfrutará aún más.

Los Gasol por su lado son de otra dimensión. Los pívots contrarios, a pesar del marchamo NBA que pasean, parecen novatos a su lado. Empiezo a tener mis dudas si el DNI de Pau se paralizó hace tiempo, porque su juego nunca caduca, se realza. Suele ser el más ‘joven’ de los jóvenes.

Entre los cuatro hermanos se despacharon 50 puntos, 27 rebotes y 6 tapones con minutos muy repartidos. Apúntenlo por donde puedan. No sé si existe precedente en la historia del baloncesto de algo parecido. Seguro que los frikis de estas cosas lo saben.

Sobre el partido en sí, apuntar que el planteamiento de Sergio Scariolo caricaturizó a Montenegro, una selección que avisaba otras maneras. El primer partido es el que tienes preparado en la cabeza desde que conoces el calendario.

Desde Ricky Rubio sembrando inseguridad ofensiva en el rival con sus recuperaciones, Sergio Rodriguez gustándose con su amplia gama de asistencias, y las rotaciones que aportaron un mayor nivel defensivo terminaron por romper la frágil oposición de Montenegro. Algún apuro en el rebote defensivo cuando no están los Gasol. Oriola, magnífico jugador, es mejor reboteando en ataque que en defensa.

Del rival, destacar la presencia de Rice, un base americano perteneciente al Barça, y que no sabe cómo quitárselo de encima. Con Nacho Rodríguez como mánager deportivo del club, el esfuerzo está garantizado en la exigencia defensiva. Y Rice es un jugador que puede ser desequilibrante en el ataque, pero también puede desequilibrar su defensa.

Después de este festín inicial, toca olvidarlo y prepararse para el siguiente. Los hermanos se ganaron el descanso.

Fotos