Selección española

Continúa la guerra entre la FIBA y la Euroliga

Fernando San Emeterio, durante un partido contra el Valencia. /EFE
Fernando San Emeterio, durante un partido contra el Valencia. / EFE

Los clubes de la máxima competición rechazan la solicitud del organismo mundial y no modifican su calendario

AMADOR GÓMEZMadrid

Continúa la guerra entre la FIBA y la Euroliga. Los clubes de la Euroliga rechazaron este viernes la solicitud de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) de modificar su calendario y adelantar al martes los partidos que coinciden con los de selecciones durante la ventanas de clasificación para el Mundial de China 2019. España, que al igual que el resto de países no podrá contar con jugadores de la NBA como consecuencia de las polémicas ventanas de la FIBA, se enfrentará a Montenegro el viernes 24 de noviembre, el mismo día que están programados los partidos Panathinaikos-Real Madrid y Unicaja-CSKA de Moscú. Para el jueves 23 de noviembre están previstos los encuentros Brose-Valencia, Barça-Maccabi y Estrella Roja-Baskonia, con lo que la selección española tampoco podrá disponer entonces de los jugadores importantes que disputan la máxima competición continental.

La Euroliga insistió en que no realizará ningún cambio en el calendario de la temporada 2017-2018 y considera «desafortunado» que la primera propuesta de la FIBA «llegue cinco años después del primer intento por parte de la Euroliga para llegar a un acuerdo». «La propuesta de la FIBA no resuelve los principales problemas del ‘calendario FIBA 2017’ aprobado por la propia FIBA e impuesto sin ninguna consulta ni acuerdo previo a los clubes. En su lugar, la propuesta genera más dificultades», asegura la Euroliga.

Según el organismo que aglutina a los clubes del principal torneo continental, con la propuesta de la FIBA «no pone solución al problema más importante, puesto que no todos los jugadores estarán disponibles para los partidos oficiales de selecciones (por ejemplo, aquellos que disputan las principales competiciones de Norteamérica, es decir, la NBA), dañando así el producto, no satisfaciendo las demandas de los aficionados, poniendo a algunos equipos nacionales en desventaja y produciendo una discriminación entre los jugadores del mismo país», apunta la Euroliga.

La FIBA lamentó la negativa de la Euroliga de adelantar sus partidos al martes. «Han perdido una oportunidad de oro de resolver el problema del calendario de manera positiva para jugadores, clubes, equipos nacionales y, por su puesto, los aficionados», afirmó a través de un comunicado. «La toma de esta decisión confirma que la Euroleague Commercial Assets’ (ECA) se enfoca en el interés de un pequeño grupo de clubes, descuidando la gran familia del baloncesto y el desarrollo del deporte en Europa y atacando a los equipos nacionales», añadió el organismo que rige el baloncesto, que el miércoles retrasó un día, de jueves a viernes, sus partidos de clasificación mundialista con el objetivo de que todos los jugadores importantes de la Euroliga pudiesen defender a sus selecciones y a sus respectivos equipos.

Contenido Patrocinado

Fotos