El CB Bembibre rema para ahogarse en la orilla

Un lance del encuentro./CBB
Un lance del encuentro. / CBB

El conjunto rojillo forzó la prórroga, pero cayó por un solo punto en el tiempo extra

CBB

A punto estuvo de llegar la primera victoria en la Liga Día del Embutidos Pajariel Bembibre, que sumó su cuarta derrota consecutiva (77-78) ante un potente Lointek Gernika Bizkaia en un cara o cruz. Hasta la prórroga llevaron el partido las de Fran García, que se vieron muy condicionadas en su juego interior por la señalización de varias faltas que provocaron las protestas del público. De hecho, ni Quinn Dornstauder ni Kristina Rakovic acabaron un choque en el que, a pesar de verse superadas en los rebotes (31-44), las rojillas confirmaron su mejoría física y de juego.

77 CB Bembibre

Brittany Brown (22), Jovana Pasic (29), Quinn Dornstauder (-), Aleksandra Stanaćev (7), Elin Gustavsson (5) –cinco inicial-; Ellen Åström (8), Laura Aliaga (-), Bineta Ndoye (4) y Kristina Rakovic (2).

78 Lointek Gernika Bizkaia

Anna Gómez (10), Aishah Sutherland (9), María Pina (10), Alicia DeVaughn (25), Ameryst Alston (17) –cinco inicial-; Naiara Díez (-), Juana Molina (2) y Yaiza Lázaro (5).

PARCIALES
17-19, 32-31, 49-51, 70-70, 77-78
árbitros
José Luis López Córdoba y Carlos Merino Campos.

En un duelo con bajos porcentajes desde el 4,60, se hizo notar que las vizcaínas fueran mucho más a la línea del tiro libre (16-26) y que la única personal antideportiva del encuentro, en los primeros minutos, fuera señalada a las bercianas. Pese a ver todo en contra, éstas supieron competir hasta el último segundo y forzaron la prórroga, donde ya no pudieron contener el reparto de faltas. El público, soberano pero respetuoso, reprochó algunos lances del juego que parecieron perjudicar a los intereses de una escuadra que mereció más y tuvo en su línea exterior a su principal baluarte.

No fueron suficientes, sin embargo, los 51 tantos que sumaron entre Britanny Brown y Jovana Pasic, esta última, además, forzando el tiempo extra con una canasta desde el 6,75. La montenegrina fue la MVP de un partido que deja apuntes para el optimismo para un conjunto que ha sufrido los rigores de un exigente calendario en el inicio de la competición, ya que se ha enfrentado a equipos que la pasada campaña disputaron los playoffs. El siguiente rival, IDK Gipuzkoa, que se juega su imbatibilidad este domingo en Zaragoza, también estuvo en las eliminatorias por el título, pero a buen seguro que las pupilas de Fran García volverán a dar la cara.

Ventaja para las rojillas al descanso

Empezaron dominando el encuentro las vascas, sobre todo tras una discutida falta antideportiva señalada a Pasic que permitió que se fueran hasta el 5-12. Sin embargo, tras un tiempo muerto solicitado por Fran García llegó una gran reacción de sus chicas culminada con un triple de la propia Pasic, que puso el 10-14. Las faltas en contra señaladas al cuadro local permitieron, sin embargo, mantener la ventaja vasca. Una canasta sobre la bocina de Astrom puso el 17-19 al final del primer acto.

Un triple de Brown en la continuación elevó el parcial acumulado al 10-0 y puso la primera ventaja del cuadro local (20-19). Desde entonces el partido estuvo muy igualado, aunque las de Mario López se mantenían arriba aprovechando que el juego interior local se veía condicionado por las faltas. Anna Gómez mantenía la renta visitante, contrarrestando los buenos minutos de Brown, que sumó 9 de sus 22 tantos en este tramo del partido. Precisamente una canasta de la estadounidense y otra de Bineta Ndoye devolvieron la igualdad, y un tiro libre de Aleksandra Stanacev puso el 32-31 con el que se alcanzó el tiempo de descanso.

Bembibre se ve condicionado por las faltas

La situación se complicó en la reanudación. A la cuarta falta de Dornstauder se unió el acierto de Ameryst Alston desde el 6,75. La exterior estadounidense del cuadro vasco, que alcanzó los 17 puntos e hizo 8 en este tercer cuarto, fue muy importante, aunque un triple de Stanacev cortó la racha visitante. Anna Gómez, eso sí, respondió con otro para frenar la reacción rojilla. No se detuvieron, sin embargo, las de Fran García y sendos encestes de Pasic y Ndoye obligaron a Mario López a parar el choque. Respondió Alston de nuevo, pero la contienda se volvió a igualar tras otra canasta de Pasic desde el perímetro. Dos canastas de Yaiza Lázaro impidieron que las rojillas igualaran. Al final del tercer periodo, 49-51 para las gernikarras.

Pareció de nuevo ponerse el duelo cuesta arriba tras dos encestes de Alicia DeVaughn, que anotó 11 de sus 25 puntos en el asalto definitivo. Sin embargo, las bercianas empezaron a robar y correr y volvieron a igualar tras encadenar seis tantos sin respuesta y sellados con una canasta de Astrom. Pudieron ponerse arriba, pero hubo unas situaciones que recibieron la desaprobación del público y que lo impidieron. La defensa local sostuvo en estos momentos al equipo y un robo propició de nuevo la igualdad tras una bandeja de Pasic (60-60). Como antes hiciera Rakovic, Dornstauder se tuvo que retirar por faltas, lo que condicionó, sin duda, los últimos minutos.

Las rojillas ceden en la prórroga

Pese a esta situación, las del Bierzo Alto igualaron tras un triple de Elin Gustavsson (66-66). Anotó DeVaughn en la siguiente acción y Fran García pidió tiempo muerto con 40 segundos por disputarse. Balón para Brown, cuya penetración fue repelida por el aro con bastante mala fortuna tras recibir falta. Anotó un tiro libre y el balón fue para las visitantes. Acertó Aishah Sutherland para poner el 67-70. Siete segundos y posesión ahora para las bembibrenses. El balón quedó en esta ocasión para Pasic, que hizo 8 de sus 29 puntos en el cuarto parcial. La balcánica anotó desde el 6,75 para igualar (70-70) y forzar la prórroga. Con el público enfervorecido, la de Cetinje pidió el último empujón.

Ya en el tiempo extra, un triple de María Pina dio pie al buen inicio de las vascas en estos minutos, aunque las bercianas se agarraron al encuentro gracias a sendas canastas de Astrom y Pasic, esta última desde la línea de tres. Las ausencias en el juego interior rojillo fueron una losa en estos instantes decisivos, aunque Gustavsson puso el 77-78 definitivo. En la última jugada, tras defender bien la acción de Gómez, Pasic no pudo dar la victoria rojilla. La moneda no cayó por el lado de las rojillas, pero su partido fue para enmarcar. Este equipo, que nadie lo dude, dará muchas alegrías con cuatro de sus señas de identidad: trabajo, humildad, fe e ilusión.

Fotos