Agustinos retoma la épica

Norris fue uno de los destacados./Peio García
Norris fue uno de los destacados. / Peio García

El conjunto leonés pone fin a su mala dinámica y suma un triunfo balsámico remontando en el último cuarto

DANI GONZÁLEZ

Un último cuarto espectacular en el que a base de fe y confianza dieron la vuelta al partido valió a Agustinos Eras para tomar aire, lograr un trunfo balsámico y acabar con una mala racha de derrotas que se ha prolongado durante cinco jornadas. Los de Jorge Álvarez han venido a Basket Navarra 87-83 con un útlimo cuarto en el que anotaron 31 puntos.

El partido comenzó con muchas alternativas en el marcador. Igualdad y equilibrio marcaron el primer cuarto, en el que Agustinos y Navarra se intercambiaron el mandato en el luminoso y en el que los colegiales, pese a los arreones pamploneses, aguantaron y mantuvieron el choque empatado tras el primer cuarto.

87 Agustinos Eras

Sanz (-), Vázquez (13), Caso (-), Fernández (3), De La Red (-), Cachón (-), Oliva (-), Norris (17), Kavas (11), Smith (17), Carrasco (10), Bouzán (16)

83 Basket Navarra

Fulwood (13), Calvo (6), Moussa (14), Lacunza (-), Cruz (2), Nikolic (9), Yarnoz (3), Herepey (16), Narros (14), Dieng (6)

PARCIALES
20-20, 42-47, 56-63, 87-83
árbitros
Morales García Alcaide y Villanueva Tena

En el segundo, Navarra comenzó a mandar. Poco a poco, los visitantes comenzaron a abrir hueco en el marcador, a lograr renta a su favor. Sin hacer ruido, los pamploneses se fueron al descanso con cinco puntos de ventaja.

En el tercer cuarto, la tendencia fue similar. Navarra apretó y tensó la cuerda, pero entre Vázquez y Smith evitaron que se rompiera, que Agustinos perdiera opciones de victoria aunque el camino se había complicado. Los visitantes lograron dar un paso más hacia el triunfo, con siete puntos de renta antes de iniciar el último cuarto, pero la última palabra no estaba dicha.

Un último cuarto de ensueño

El conjunto leonés, de espíritu luchador, peleó. En el inicio del último cuarto apretó el choque, llegando a colocarse a un punto gracias a una defensa que mejoró ostensiblemente.

Era una lucha por vivir en la que Agustinos empezó a ver la luz a falta de de menos de dos minutos, cuando se puso por delante y, tras una recuperación, puso tres puntos de renta para obligar a los navarros a pedir tiempo muerto.

No había ni un fallo en el ataque de Agustinos, pero los nervios afloraron en los navarros, que comenzaron a fallar tiros y a temblarles el brazos ante un conjunto leonés rebosante de confianza que se llevó la victoria y ahora respira con más comodidad.

Contenido Patrocinado

Fotos