Agustinos aguanta un cuarto ante Albacete

Norris, en un partido con Agustinos./Peio García
Norris, en un partido con Agustinos. / Peio García

Los leoneses aprovecharon un extraño inicio de partido para mantenerse con opciones, pero los locales rompieron el partido antes del descanso y se llevaron la victoria

DANI GONZÁLEZ

Un cuarto. Esto fue lo que aguantaron las esperanzas leonesas en Albacete. Agustinos cayó ante el Arcos Albacete por 89-70 y suman la segunda derrota en tres partidos en esta nueva temporada en LEB Plata.

89 Arcos Albacete

Vázquez (9), Elías (20), Gómez (7), Covington (23), Otero (7) – cinco inicial – Ortega (4), Maldonado (-), Picazo (6), Marín (6), Fox (7), Livingston (-)

70 Agustinos Eras

Sanz (12), Vázquez (9), Medina (16), Norris (13), Smith (3) – cinco inicial – Bouzán (3), Carrasco, (3) De La Red (-), Cachón (-), Oliva (4), Kavas (7)

PARCIALES
21-17, 43-32, 67-55, 89-70
ÁRBITROS
Morales Ruiz y Martínez Silla

El partido tardó en arrancar en materia anotador con unos primeros minutos llenos de ataques imprecisos y precipitados que acabaron con mucho lanzamiento exterior fallido. Tanto albaceteños como leoneses mostraron una gran intensidad defensiva que evitó una alta anotación en los primeros compases, pero poco a poco esta situación cambió.

Medina lideró a los de Jorge Álvarez, llegando a tener hasta seis puntos de renta. Pero Agustinos no aprovechó su oportunidad de romper el partido, con una antideportiva a favor en la que sumó un punto entre los tiros libres y la posesión posterior.

Esto lo aprovechó Albacete para, con un parcial 4-0, ponerse por delante y empezar a 'estirar' un marcador que los de Jorge Álvarez lograron que no se rompiera al término del primer cuarto.

El segundo cuarto cambia el partido

Pero en el segundo, los locales ya consiguieron cierta ventaja. Un gran acierto exterior y un Agustinos en 'depresión' ofensiva posibilitó que el conjunto manchego se lanzara.

Los leoneses trataron de arriesgar con lanzamientos incómodos e internadas muy complicadas, que propiciaron robos y canastas fáciles de Albacete, que se fue al descanso con un colchón superior a los diez puntos.

En el tercer cuarto, el partido no sufrió demasiados cambios en el marcador. Agustinos, con más corazón que juego, trató de acercarse a Albacete, que supo aguantar los envites leoneses para mantener su renta y ampliarla en un punto para entrar en el último cuarto.

A los leoneses les quedaba arriesgar o claudicar. Hicieron lo primero, buscaron ataques más rápidos y defensas más intensas para tratar de recortar la diferencia que tenían sobre sí. Pero no fue efectivo, Albacete se marchó y cerró el triunfo con un definitivo 89-70.

Fotos