Leonoticias

video

Itsaso Conde intenta entrar a canasta. / Peio

Aros prueba de su medicina

  • El conjunto leonés cae ante un Pacisa Alcobendas extraordinariamente fino desde el perímetro y las de Moses se la jugarán ante Movistar Estudiantes en el partido de este sábado

No fue la tarde del Aros Patatas Hijolusa. O, más bien, fue la tarde del Pacisa Alcobendas. El conjunto madrileño pasó por encima de las leonesas con un acierto desde el perímetro fuera de lo normal que decantó el partido de lado alcobendense y firmando un final 88-63. Las de Moses se lo jugarán todo en el partido de este sábado, a las 17:30 horas, ante Movistar Estudiantes.

imágenes

  • Pacisa Alcobendas-Aros Patatas Hijolusa

El inicio del partido no hacía presagiar lo que vendría después. El Aros Patatas Hijolusa arrancó a plena potencia, haciendo gala de su verticalidad en ataque y su intensidad en defensa. Funcionó. Un parcial 0-8 de inicio era la carta de presentación de un equipo repleto de confianza hurgando en la llaga de la necesidad de Alcobendas. La zona leonesa, con Ieva Preskienyte como gran baluarte, estaba haciendo daño a un equipo madrileño que tardó en reaccionar, pero lo hizo con un vendaval.

Fue un huracán lo que vino después. Las jugadoras granates comenzaron a levantar esa pesada losa... pero lo hicieron enseguida. Un parcial de 9-0 para las madrileñas, comandas por Mosquera y su estrella, Paula Palomares, dio la vuelta al marcador y, tras unos minutos con el Aros Patatas Hijolusa desaparecido y Pacisa Alcobendas lanzado, se terminó el primer cuarto. Las anfitrionas salían vivas... de momento.

El show de Palomares

En el segundo cuarto comenzó el drama leonés. Las muñecas de las madrileñas calentaron su moral y el festival de triples torpedeo las ilusiones del Aros Patatas Hijolusa. Le salía todo al cuadro madrileño, al que todos los factores le favorecieron, incluso un arbitraje permisivo en la zona alcobendense.

Dos baluartes leoneses, Ieva y Benet, se cargaron de faltas. Todo le salía rana al Aros Patatas Hijolusa, nervioso en ataque, impotente en defensa. Faltas en ataque, pérdidas no forzadas, excesivos fallos... y solo un 22% de acierto desde el perímetro, su arma favorita, no hacía presagiar nada bueno.

La renta se disparó. Superó los diez puntos, llegó a los 18. 32 puntos subieron al casillero madrileño en este cuarto, con un 57% de acierto desde el perímetro logrado entre Mangada, Palomares y Celia Menéndez. Algo que dilapidaba las opciones de un Aros Patatas Hijolusa en el que trataban de tirar del carro Andrea Alcántara y Marta Canella, sin mucho éxito. Llegó el descanso y todo un reto se presentaba ante el conjunto de Moses, que necesita esa dosis extra de motivación que otorgan los grandes desafíos, aunque no fue suficiente.

Canella lidera el amago de reacción

El choque enloqueció levemente tras el descanso. Mostró una mejor cara el Aros Patatas Hijolusa, más acertado desde el perímetro. Marta Canella se echó el equipo a la espalda e Itsaso Conde dejó pequeñas muestras de su valía. Pero cada vez que intentaba acercarse el equipo de Moses, Alcobendas respondía.

La fe y el coraje no abandonaron al Aros Patatas Hijolusa. La defensa era más intensa, llegando a obligar a Alcobendas a apurar un par de posesiones. Pero las madrileñas seguían por encima del 50% en el acierto desde la línea de tres y las alcobendenses no dejaron ni un resquicio a la esperanza leonesa.

El último cuarto sirvió, simplemente, para firmar del documento de defunción. El objetivo pasó de ser ganar a no engordar la diferencia de cara a un posible triple empate. Alcobendas cayó el jueves de 23, Aros Patatas Hijolusa venció por esa misma renta. La derrota de 25 puntos de las leonesas les obliga a ganar de 24 puntos de diferencia a Estudiantes si Alcobendas 'hace los deberes' ante Les Corts.