Leonoticias

La fe mueve montañas

Imagen del partido entre Agustinos y Granada.
Imagen del partido entre Agustinos y Granada.
  • El Agustinos Eras se impone al líder de la LEB Plata, el Covirán Granada, con un impresionante parcial final de 17-2, en apenas 150 segundos

La fe mueve montañas y, en este caso, acaba con los líderes. Increible partido el vivido este sábado en León, de los que hacen afición.

Agustinos Eras ha derrotado al primer clasificado de la Liga LEB Plata por 79-74 en un choque igualado, que tuvo perdido a poco más de dos minutos, cuando caía por 10 puntos, y que logró remontar con un parcial de 17-2 en los últimos 100 segundos.

La primera gran noticia para los leoneses llegaba en la ronda de calentamiento. La presencia de Jack Crook, que podía causar baja por un proceso gripal a la ya de por sí mermada plantilla de Ángel Jareño, quedaba en un susto y esta pieza clave sería de la partida.

El primer cuarto tuvo a Agustinos Eras con la voz cantante en el electrónico. Una canasta de Mbamalu ponía la máxima renta del acto para los locales, con el 11-6. Covirán Granada conseguía recuperar distancias y al final de los diez primeros minutos el marcador reflejaba un apretado 14-13.

La igualdad se mantuvo durante los primeros compases del nuevo periodo. El intercambio de canastas elevaba la temperatura y los ataques empezaban a imponerse a las defensas, algo que no beneficiaba para nada al equipo de Jareño. Un triple de Bortolussi para los granadinos distanciaba a los visitantes, 27-32.

A tres minutos del descanso, el técnico madrileño solicitaba su primer tiempo muerto para evitar que el líder pusiera la directa hacia el triunfo, 27-34. Un triple de Medina tras el parón, acercaba de nuevo a los estudiantiles, que se iban al descanso por delante con una canasta desde medio del campo de Staselis para colocar el 37-36.

En la reanudación, las muñecas de los jugadores del Covirán Granada parecían haberse recargado. A base de triples volvían a tomar la delantera en el marcador, aunque Agustinos seguía aguantando las embestidas de los visitantes, 45-46, a cinco minutos del final del acto.

Agustinos resiste

Lo intentaron los granadinos para irse con renta al último cuarto, pero el equipo de Jareño no permitía que éstos se distanciasen más allá de un puñado de puntos y se llegaba al acto decisivo con un ajustado 54-57 a favor de los visitantes.

El último cuarto empezó con nervios por parte de los dos equipos. Costaba más encontrar el aro rival y, con cuatro minutos transcurridos, tan sólo habían logrado tres puntos cada equipo, 57-60.

Cinco puntos consecutivos de Granada obligó a Jareño a solicitar tiempo muerto. El triple de Carlos Corts hizo daño a los estudiantiles que se encontraban con la máxima renta en contra, 57-65, a cinco minutos del final.

La lucha de Agustinos podía quedarse sin recompensa, una jornada más. De nuevo los leoneses pagaban la corta amplitud de su plantilla y se desfondaban en los últimos instantes. Covirán Granada conseguía llevar la renta hasta la línea psicológica de los diez puntos para poner el 62-72.

La fe mueve montañas

No se rendía el equipo local. Tirando de casta y corazón, Medina y Mbamalu anotaban dos triples, casi consecutivos, para recuperar el pulso de los suyos, 68-72, y obligar al parar el tiempo al entrenador visitantes, a 2:30 para el final.

Dieng reaparecía, con cinco puntos consecutivos, para colocar a tan sólo un punto a los suyos, 73-74, y el Palacio de Deportes se encendía como una caldera para los últimos segundos.

El partido se iba a resolver desde la línea de personal. Mbamalu daba la vuelta de forma increíble al encuentro y ponía por delante a Agustinos, 75-74, quedaban 26 segundos y la posesión era granadina. A los visitantes les temblaba el pulso y fallaban y, de nuevo Mbamalu, daba dos más desde el tiro libre a los leoneses, 77-74. De nuevo erraba Covirán Granada y los locales sumarían los dos últimos puntos, los más dulces de la temporada, para llevarse el partido por 79-74.

La muestra de garra y lucha de Agustinos había sido brutal y la recompensa al buen juego de las últimas jornadas llegaba ante su público. El equipo leonés suma el segundo triunfo de la temporada, asalta al líder, y sale de los puestos de descenso