Leonoticias

Mbamalu fue el mejor de los leoneses.
Mbamalu fue el mejor de los leoneses. / Peio

leb plata

Agustinos prueba la crueldad de la Leb Plata

  • El conjunto colegial lucha hasta el último instante ante Sammic en un partido igualado que acabó decantándose de lado vasco

A ímpetu y ganas no iban a perder, pero en el baloncesto no solo basta con eso. Agustinos Eras luchó, peleó hasta el final y puso contra las cuerdas al Sammic, pero la victoria viajó a tierras guipuzcoanas con el 76-80. Los de Jareño mantuvieron el resultado en vilo durante todo el encuentro, que destacó por la igualdad, e incluso se pusieron por delante, pero el triunfo no se quedó en el Palacio.

Ya tocaba ganar y Agustinos Eras fue consciente de ello desde el palmeo inicial. El cuadro de Jareño plantó cara al Sammic desde el comienzo, aunque en el primer cuarto siempre fue por detrás en el marcador. No cedió, no dio su brazo a torcer y siempre estuvo cerca de los guipuzcoanos salvo cuando estos cogieron nueve puntos de renta a falta de minuto y medio para el término de los diez primeros minutos. Los leoneses no se amilanaron, se pusieron el mono de trabajo y lograron dejar la desventaja en tres puntos.

Este buen final del primer cuarto dio moral y confianza al cuadro colegial. Todos estaban enchufados, y los puntos llegaban tanto desde el lanzamiento exterior como desde la pintura. Mbamalu, inspirado, lideró la remontada leonesa que, mordisco a mordisco, neutralizó la renta del Sammic y llegó al descanso por delante.

El tercer cuarto fue un tira y afloja entre los dos conjuntos. Agustinos y Sammic iban intercambiándose la posición de ir por delante en el marcador. Los vascos estuvieron más sólidos y lograron una renta mayor, de hasta siete puntos, pero la frescura de los colegiales en los tramos finales de los cuartos volvió a apretar el marcador para dejar un último periodo muy emocionante.

Pese a ello, los de Jareño no arrancaron bien, con malas elecciones de lanzamiento, pero pudieron salir casi indemnes porque en Sammic tampoco brilló el acierto. Los leoneses lucharon para no dejar que el partido se les escapase.

Los últimos minutos fueron vibrantes, con una renta para el Sammic que rondaba los cuatro puntos y un Mbamalu que decidió tirar del carro colegial. Pese a esta lucha incansable, la calidad de los guipuzcoanos se impuso en un vibrante final. La segunda victoria de plata para Agustinos deberá esperar.