Tano Franco, un aficionado más en Bucarest

Tano Franco (D), en la grada con el resto de aficionados del Abanca Ademar./EFE
Tano Franco (D), en la grada con el resto de aficionados del Abanca Ademar. / EFE

El presidente del Abanca Ademar viajó con el equipo y presenció la victoria marista ante el Dinamo desde la grada, con el resto de aficionados leoneses

DANI GONZÁLEZ

Hay una afición en el balonmano español que nunca falla. Esa es la del Abanca Ademar que, ataviada con las bufandas del equipo marista y con la bandera de León ondeando allá por donde van, no dejó solo a su equipo en Rumanía, en el trascendental partido ante el Dinamo de Bucarest con triunfo leonés por 24-28.

El aliento de la afición marista fue fundamental en tierras rumanas. Una veintena de hinchas del Abanca Ademar fueron el empujón definitivo para que los de Rafa Guijosa lograran esta vital victoria que les permite seguir con vida en Europa.

Pero, entre estas dos docenas de aficionados ademaristas, había uno especial. El presidente del Abanca Ademar, Tano Franco, acompañó a sus jugadores hasta la capital rumana y quiso ser uno más a la hora de apoyar a su equipo.

Equipado con su bufanda del conjunto marista, cantó, aplaudió y animó al equipo de Rafa Guijosa desde una de las partes antes de la grada. Porque Tano Franco tiene claro también que la unión hace la fuerza, también a la hora de animar al Abanca Ademar.

Fotos