Suspense y alegría en el Palacio

Jaime Fernández, en un lance del partido./Peio García
Jaime Fernández, en un lance del partido. / Peio García

El Abanca Ademar sufre en el tramo final para vencer a Bidasoa Irún en un partido que tenían controlado, con rentas de hasta siete goles | Los leoneses ya piensan en la próxima semana, en la que visitan el Palau y reciben a Montpellier

DANI GONZÁLEZ

Los deberes, con suspense, están hechos. El Abanca Ademar fue de más a menos y acabó sufriendo ante Bidasoa Irún. Los leoneses ganaron 33-29 y mantienen la segunda plaza y su condición de invicto en la segunda vuelta.

Con alguna novedad, como Rodrigo colocado de inicio en el puesto de central, Rafa Guijosa trató de sorprender a Bidasoa Irún. Y lo consiguió, ya que los maristas empezaron con un parcial 3-0 de salida, empleándose a fondo en defensa y siendo muy eficaces en ataque.

33 Abanca Ademar

Cupara, Mario López (3), Vieyra (6), Carou, Juanjo Fernández (2), Costoya (6), Juanín (7) – siete inicial – Biosca (ps), Simonet (1), Rodrigo (1), Piñeiro (1), David Fernández, Jaime (1), Acacio, Gonzalo (2), Pesic (3)

29 Bidasoa Irún

Luan, Vázquez-Andueza, Renaud (2), Beltza, Popovic (3), Salinas (4), Odriozola (5) – siete inicial – Zubiria (p), Ledo (p), Cavero, Nonó (1), Crowley (8), Serrano (1), Azkue (1), Redondo, Lancina (4)

PARCIALES
3-0, 6-3, 9-5, 13-7, 17-10, 20-15 (descanso), 21-16, 24-18, 27-21, 28-24, 31-29, 33-29
ÁRBITROS
Ballano Dueñas y Rodríguez Rodríguez. Excluyeron a Costoya, Juanjo Fernández y a Carou por parte de Abanca Ademar y a Betlza ya Popovic por parte de Bidasoa Irún

Reacciones

Con un arranque tan bueno, el propósito de los vascos de asaltar el Palacio y de continuar con su racha comenzó a tambalearse. En el minuto 4, Jacobo Cuétara tuvo que pedir un tiempo muerto. Pero nada frenaba a un Abanca Ademar lanzado, enrachado, muy motivado y con ganas de hacer los deberes antes de adentrarse en una semana con dos compromisos tan ilusionantes como complicados.

Costoya lidera al Abanca Ademar

La dirección y la imprevisibilidad de Rodrigo, junto al acierto de Álex Costoya, dinamitaron el plan defensivo irundarra. El lateral asturiano fue el más destacado en el ataque marista, con un gran acierto desde nueve metros y acciones que siempre mejoraban la jugada.

Y es que Guijosa había tendido una trampa a Bidasoa Irún en la que el conjunto guipuzcoano caía una y otra vez. Los leoneses volcaban el peso de la jugada sobre el costado derecho, la zaga irundarra se basculaba hacia ese lado y dejaban un pasillo para el lateral izquierdo leonés que, tanto Costoya como Juanjo Fernández, supieron aprovechar.

Con el paso de los minutos, la brecha creció. Un Cupara inspirado en el primer cuarto de hora de partido y bien secundado por una defensa sólida, frenaron el ataque vasco, llegando la renta leonesa hasta los siete goles. Mario López y Juanín se encargaban de 'matar' a la contra, de poner la guinda al trabajo defensivo.

Resumen del partido por Carlos García (Cope León)

Bidasoa Irún se mete en el partido

Solo en los últimos cinco minutos de la primera mitad bajó algo el pistón el cuadro leonés. En los diez minutos finales, Bidasoa anotó ocho goles por los siete que había anotado en los veinte precedentes. Cinco de ellos fueron en el tramo final, lo que evidencia esa leve relajación o pequeño descanso que se tomó el cuadro leonés que, pese a todo, llegó al descanso con una cómoda ventaja.

El inicio de la segunda mitad, fue una prolongación del final de la primera. A Abanca Ademar, pese a refrescar su ataque con las entradas de Jaime Fernández, Gonzalo Pérez y Pesic, le costó arrancar, en concreto cuatro minutos lo que, unido a los más de dos que estuvo sin anotar en el final del primer acto, ocasionó una sequía de casi siete minutos de los maristas.

Bidasoa se puso a cuatro goles e incluso tuvo opciones de ponerse a tres. Pero de nuevo el Abanca Ademar volvió a mostrar su fortaleza para, en uno de los peores momentos del choque, mostrarse sólido y salir de este pequeño bache. Poco a poco, fueron ampliando la renta, que llegó a los siete goles rozando el cuarto de hora de segunda mitad, con un Vieyra en estado de gracia, mostrando un nivel ofensivo que hacía rememorar sus mejores tardes en el Palacio.

Final con suspense

No quedaba otra que arriesgar para los de Jacobo Cuétara. Y así lo hizo el cuadro irundarra, pasando a una defensa 5-1, con el ágil Kauldi Odriozola en el avanzado tratando de inquietar la circulación leonesa y estorbando la maceración de la jugada marista. El ataque leonés no estuvo tan fino como en ocasiones anteriores y Bidasoa lo aprovechó para acercarse en el marcador con un parcial 1-6, colocándose a dos goles de los de Guijosa.

Tuvo que sufrir el Abanca Ademar, ya que además sufrió la exclusión de Carou con solo tres goles a favor en el marcador. Pero, entonces, la fortuna se puso de lado marista con un gol de Costoya que se escapó de las manos de Luan y un lanzamiento irundarra que se fue a la madera, lo que allanó el camino leonés hacia el triunfo, algo que corroboró Biosca segundos después con una parada ante Odriozola.

Sufrió, pero venció el Abanca Ademar para mantener la segunda plaza y su condición de invicto en la segunda vuelta antes de visitar el Palau y recibir al Montpellier. Con incertidumbre, pero los derechos se han hecho antes de una semana muy dura.

Contenido Patrocinado

Fotos