El poder ofensivo del Skjern pasa por encima al Abanca Ademar

Costoya, Juanjo Fernández y Carou, en una acción defensiva./EFE
Costoya, Juanjo Fernández y Carou, en una acción defensiva. / EFE

El conjunto marista aguantó los primeros veinte minutos el intercambio de goles con los daneses, que bombardearon con ataques rápidos y potentes a los de Guijosa

DANI GONZÁLEZ

Un tornado de ataque y potencia ha asolado al Abanca Ademar. El conjunto marista no pudo resistir el vendaval ofensivo del Skjern y cayó en tierras danesas por un contundente 33-25.

33 Skjern

Nielsen (p); Eggert (8), Olsson (8), Konradsson (4), Søndergaard (3), Rasmussen (4), Myrhol (2) – siete inicial – Ivanisevic (ps), Mikkelsen (1), Stenbäcken (3), Tandri Kondradsson, Christensen, Jensen, Aastrup, Houmoller

25 Abanca Ademar

Cupara (p); Juanín (3), Costoya (5), Simonet (2), Vieyra (2), Piñeiro (2), Mario López (5) – siete inicial – Biosca (ps), Vejin (1), Rodrigo, Carou, Juanjo Fernández, Acacio (1), Jaime, David Fernández, Gonzalo, Pesic (1)

PARCIALES
3-3, 6-5, 9-8, 13-11, 15-12, 18-15 (descanso), 21-16, 23-16, 25-19, 26-22, 28-22, 33-25 (final)
ÁRBITROS
Dzmitry Nabokau y Siarhei Kulik (BLR). Excluyeron a Olsson, Rasmussen, Konradsson y a Stenbäcken por parte del Skjern y a Jaime Fernández, Carou y a Costoya por parte de Abanca Ademar

El Abanca Ademar tenía claro que lo complicado iba a ser aguantar el poderío ofensivo del Skjern. Y el refrán dice que si no puedes con tu rival, únete a él. Por ello, los maristas plantearon un partido en su inicio a golpes. Goles en ambas porterías protagonizaron el inicio del choque, tratando de soportar el empuje danés apoyados en un gran Costoya.

El torrente ofensivo del Skjern no paraa. Era constante, regular y el poderío estaba presente en cada jugada. Cupara y la defensa leonesa lograban pararlos en escasas ocasiones, pero los de Guijosa lograron ponerse, en el tramo inical, por delante durante un par de minutos.

Gran ataque, defensa incapaz

Pero el guión del partido hacía presagiar que los daneses no había dicho su última palabra. El Skjern, con un estilo parecido al Abanca Ademar, con contraataques veloces y letales tras buenas defensas, comenzó a cerrar su portería.

El tono ofensivo del Abanca Ademar era bueno, estaba rayando a buen nivel. Pero la defensa no lograba parar a los daneses, que veían con portería, incluso, con cierta facilidad y rapidez, desesperando a los leoneses.

Costoya, con cinco goles, fue el máximo goleador leonés.
Costoya, con cinco goles, fue el máximo goleador leonés. / EFE

Una exclusión de Carou y la inferioridad numérica que conllevaba fueron el inicio del final del Abanca Ademar. Los daneses se fueron tres arriba en el marcador y así comenzó la sentencia del partido por parte del Skjern, que llegó a tener cinco goles de renta, pero se fue con tres al descanso.

El Skjern se va

El Abanca Ademar necesitaba un buen inicio de segunda mitad para meterse en el partido definitivamente. Pero no fue así. Llegó a ir hasta por siete goles por detrás, fallando dos penaltis consecutivos y con una exclusión de Costoya en los primeros diez minutos de la segunda parte, a lo que se sumó una racha de cinco minutos sin marcar.

El poderío ofensivo arrasó a los maristas.
El poderío ofensivo arrasó a los maristas. / Skjern

Pero las imprecisiones también aparecieron en el Skjern y el cuadro marista, liderado por Mario López y Jaime Fernández, trató de iniciar la remontada con un parcial de 1-3 en apenas dos minutos.

Luchador, el Abanca Ademar lo intentó. Trató de no marcharse más allá de los seis goles de desventaja para mantener viva alguna opción de dar la vuelta al marcador.

Pero no lo logró. El Skjern volvió a meter una marcha más y se fue definitivamente en el marcador ante un cuadro leonés que, definitivamente, bajó los brazos y acabó cediendo por ocho goles de diferencia.

Contenido Patrocinado

Fotos