Paso firme hacia el subcampeonato

Piñeiro, en una acción de partido./Peio García
Piñeiro, en una acción de partido. / Peio García

El Abanca Ademar vence con autoridad y sufrimiento a Anaitasuna y continua dando zancadas hacia la segunda plaza

DANI GONZÁLEZLeón

El Abanca Ademar ha puesto la directa hacia el subcampeonato y hacia la próxima edición de la Champions. El conjunto leonés ha sabido sufrir por momentos para vencer a uno de los equipos más duros de la Liga Asobal, Anaitasuna, con un 30-26 que deja a los leoneses un poco más cerca de la segunda plaza.

Velocidad y ritmo caracterizaron el inicio de partido. El arranque en el Palacio fue trepidante, con muchos ataques, rapidez en los mismos y defensas que carburaron poco a poco. Las ofensivas fueron superiores en estos primeros compases, pero las murallas se fueron asentado con el paso de los minutos.

30 Abanca Ademar

Biosca; Mario López (4), Vieyra (3), Simonet (3), Costoya (4), Piñeiro (2), Jaime – siete inicial – Cupara (p), Vejin, Juanín (8), Carou, Rodrigo (2), David Fernández (2), Acacio (1), Gonzalo (1), Pesic

26 Anaitasuna

Nordlander; Gastón, Oswaldo (1), Mota (3), Buldain, Bazán (1), Chocarro (2) – siete inicial – Hernández (p), Etxeberría (1), Adarraga, Goñi, Aguirrezabalaga (2), Ugarte (3), Elustondo, Nantes (10)

PARCIALES
4-3, 8-4, 10-5, 11-6, 13-9, 15-11 (descanso), 17-12, 19-16, 21-19, 25-21, 28-23, 30-26 (final)
ÁRBITROS
Álvarez Menéndez y Friera Cavada. Excluyeron a Jaime y a Costoya por parte del Abanca Ademar y a Etxeberría por parte de Anaitasuna

Reacciones

La defensa que primero entrara en partido se iba a poner por delante. Y fue la marista, con un Biosca a gran nivel. El buen nivel en esta faceta, unida a la velocidad al contraataque, dieron las primeras ventajas a los de Rafa Guijos, que comenzaron a decantar el partido de su lado.

No solo así logró ir abriendo camino el conjunto marista. La primera línea, liderada por Álex Costoya, contribuyó a la causa para alcanzar los cinco goles de ventaja en el ecuador del primer tiempo.

Anaitasuna aguanta en partido

El partido entró en un momento fundamental. Abanca Ademar podía romper el partido y sacar del mismo a Anaitasuna, pero los navarros debían reaccionar para tener todavía opciones. Las rotaciones del cuadro leonés y el todo o nada de los pamploneses frenó la racha marista y equilibró algo más el partido.

Es más, Anaitasuna se llegó a poner a tres goles, momento en el que Guijosa decidió parar el choque y evitar la 'rebelión' navarra. Con los más habituales en pista, el Abanca Ademar evitó que el cuadro visitante ganara en confianza y se fue al descanso con una renta de cuatro goles.

El sonido del día por Carlos García de Cope León

El inicio de la segunda mitad destacó por el alto nivel defensivo de ambos conjuntos. Ni siquiera la exclusión de Jaime hizo que la eficacia en esta labor de los maristas se viera lastrada y los de Guijosa lograron volver a los cinco goles de ventaja.

La victoria se tambalea

Pero fue un simple espejismo, porque la sensación era que Anaitasuna iba a más. Esta creencia se materializó cuando los navarros, mordisco a mordisco, se iban 'comiendo' la renta del Abanca Ademar. La mejoría defensiva pamplonesa, tocando mucho más a los jugadores leoneses, unido a un Raúl Nantes en estado de gracia, tanto en el estático como a la contra, colocaron a los navarros a tan solo un gol.

Momento clave para el Abanca Ademar. Si Anaitasuna empataba, el posible problema pasaba a ser una realidad. Pero entonces aparecieron dos figuras en el cuadro leonés: David Fernández en ataque, con dos goles consecutivos, y Biosca en defensa, con paradas clave, que devolvieron aire al conjunto de Guijosa.

Esto fue un punto de inflexión que, unido a la exclusión de Etxeberría, ocasionó que los maristas se fueran a los cinco goles de ventaja a menos de diez minutos para el final. El partido se inclinó definitivamente de lado marista y, pese a los últimos intentos de Anaitasuna por porfiar por la victoria, frenados por Biosca e incluso por Cupara en los siete metros, el triunfo se quedó en León, que ya sueña, de nuevo, con la Champions, después de dar otra zancada hacia el subcampeonato de la Liga Asobal.

Contenido Patrocinado

Fotos