El Palacio quiere recuperar su solidez

Lance del Ademar-Kadetten./Peio García
Lance del Ademar-Kadetten. / Peio García

El Abanca Ademar regresa a la competición recibiendo al Teucro con la intención de volver a ganar en casa más de un mes después

DANI GONZÁLEZ

Hay algo que no se negocia en el Abanca Ademar: en casa, siempre se es favorito. Pero en las últimas ocasiones, el conjunto leonés no ha logrado agarrar los puntos que se han disputado en el Palacio. Con este reto, los hombres de Rafa Guijosa volverán a saltar a la cancha leonesa para tratar de superar al Teucro pontevedrés (miércoles, 20:45 horas).

Más información

Los maristas viven uno de los peores momentos en las últimas temporadas, con tres derrotas en los últimos cuatro partidos ligueros y encadenan más de un mes sin ganar en el Palacio, desde que superasen al Kadetten en el último fin de semana de septiembre.

Por todo ello, las ganas de resarcirse en el cuadro de Guijosa son máximas. Más aún después de este parón de diez días por compromisos internacionales, que ha servido a los maristas para resetear la cabeza y coger fuerzas, tanto físicas como anímicas.

La nota negativa es la llegada de los internacionales Cupara, Piñeiro, Gonzalo Pérez y Acacio, que se producirá este mismo martes, con lo que apenas tendrán tiempo para reincoporarse a la disciplina del Abanca Ademar.

Un noviembre para creer

Pero Guijosa y el conjunto marista son muy de apartar los problemas, mirar hacia adelante y ser optimistas. Con esta máxima afrontan un partido en el que, teóricamente, son muy superiores a un Teucro recién ascendido.

El Abanca Ademar espera volver a recuperar su buenas sensaciones en defensa, lo que le permitiría volver a ser letal al contraataque, una de las armas más eficaces en el ataque leonés. El posicional buscará ganar confianza y un punto de pausa, ya que en las últimas jornadas ha padecido cierta precipitación que le ha privado de mejores resultados.

Ganar, ganar y ganar. El Abanca Ademar inicia este miércoles un mes de noviembre muy ajetreado y muy importante para reconducir el rumbo de una temporada que no está teniendo tantos buenos resultados como cabía esperar, pero en la que los maristas aún no han perdido la esperanzas de encaminarla hacia los éxitos.

Fotos