Épica sin final feliz

Lance del partido./Peio García
Lance del partido. / Peio García

El Abanca Ademar, todo el partido a remolque, deja escapar la victoria en un final polémico con un gol a falta de tres segundos y dos exclusiones para los leoneses en los últimos cuatro minutos de juego

DANI GONZÁLEZ

Épica sin final feliz. El Abanca Ademar, que pagó un mal inicio de partido, fue a remolque durante todo el choque para lograr ponerse por delante a falta de cuatro minutos para el final. Pese a ello, acabó empatando con un gol en contra a falta de tres segundos que cortó la racha victoriosa de los maristas con el 27-27 ante Bada Huesca.

27 Abanca Ademar

Biosca (p); Juanín (4), Juanjo Fernánez (1), Carou (1), Piñeiro, Simonet, Mario López (5) - siete inicial – Cupara (ps), Rodrigo (1), Vieyra (3), David Fernández (2), Jaime, Acacio (2), Gonzalo (2), Pesic, Costoya (6)

27 Bada Huesca

Gómez (p), Carmona (2), Marcelo (6), Cruz (2), Teixeira (6), Carró (1), Pérez (2) – siete inicial – Arguillas (ps), Abadía, Val (1), García (2), Ariño (1), Mira (1), Zungri (1), Bonanno (2)

PARCIALES
2-3, 4-6, 5-8, 8-10, 9-13, 14-14 (descanso), 16-16, 17-18, 19-20, 21-21, 24-24, 27-27 (final)
árbitros
Rodríguez Estévez y Rosendo López. Excluyeron a Carou (2), Juanjo Fernández, David Fernández y a Jaime por parte del Abanca Ademar y a Carró, Cruz, Teixeira y a Mira por parte del Bada Huesca

Reacciones

Las piernas pesaban en el Abanca Ademar, en la defensa, y la mente, también cansada, tardaba en procesar en ataque. Esto lo percibió Huesca, que salió muy fuerte a la cancha del Palacio e impuso su ley en los primeros minutos. Los oscenses se colocaron por delante y mandaron en el marcador durante toda la primera mitad.

Le costó mucho al Abanca Ademar. Ni siquiera una doble exclusión en el cuadro aragonés sirvió como acicate en este inicio de partido marista, en el que la defensa no funcionaba como en los últimos partidos ante la primera línea de Bada Huesca que estaba martilleando la defensa marista.

Mario López y Juanín García sostenían el ataque leonés que, desde los nueve metros, estaba escasamente acertado. La entrada de Costoya dio cierto aire a la ofensiva leonesa, pero los cuatro goles de renta oscense campeaban en el marcador y solo se difuminaron en un par de jugadas de 'pillo' de Mario López, con dos goles desde el centro del campo cuando Huesca jugaba sin portero.

Acacio cambia el partido

Pero el dominio del choque, el ritmo y al efectividad era de los aragoneses. Los de Guijosa estaban yendo a remolque, hasta que Acacio y David Fernández entraron en pista. El brasileño metió una marcha más, ese ritmo más alocado que da a la primera línea leonesa, y que desajustó a la defensa visitante, bien liderada por su portero, Jorge Gómez, que rindió a gran nivel.

Esto, unido a una rotación en los puestos de la primera línea aragonesa, ocasionó la remontada final de Abanca Ademar. Un parcial de 5-1 en los últimos cinco minutos de la primera parte, con un Cupara imperial, permitieron a los de Guijosa encauzar el partido e irse al descanso con el marcador igualado (14-14).

Huesca se resiste a caer

La segunda mitad continuó con este ritmo trepidante. Un intercambio de goles fue el inicio de la reanudación, en la que seguía mandando Huesca que, sin embargo, solo lograba estirar su renta hasta los dos goles.

Pero el Abanca Ademar no lograba ponerse por delante. La buena actuación de Cupara y la garra marista no bastaban para dar la vuelta al marcador. Cuando había opción de empatar y colocarse por delante, Jorge Gómez, que fue un dolor de cabeza para el cuadro marista durante todo el partido, lo evitaba.

Pero la fe no la perdió el conjunto de Rafa Guijosa. Cuando restaban cinco minutos para el final, Mario López lo logró y, por primera vez en todo el partido, se ponía por delante en el marcador. Pero, acto seguido, empató Huesca y Carou fue excluído.

Se complicaba de nuevo la victoria, pero Costoya marcó y Cupara volvió a aparecer para frenar a Huesca. Había que marcar y, con aviso de pasivo, el balón cayó en manos de Juanín que, repleto de calidad y experiencia, puso dos arriba a los maristas.

Pero Huesca logró empatar. Carmona les colocó a uno, con Abanca Ademar de nuevo en inferioridad por exclusión de Juanjo Fernández y en ataque Piñeiro no pudo certificar la victoria. El balón quedó para Ariño que, a falta de tres segundos, igualó el partido y firmó el reparto de puntos

Contenido Patrocinado

Fotos