Derrota como una Catedral

El Ademar cae de forma contundente./7foto7
El Ademar cae de forma contundente. / 7foto7

El Abanca Ademar cae con estrépito en su visita al Pabellón de Anaitasuna y deja a los navarros escaparse seis puntos en apenas siete jornadas

RUBÉN FARIÑAS

Hay que retroceder mucho en el tiempo para recordar un partido similar del Abanca Ademar. Nada ha salido al equipo de Rafa Guijosasu visita al Anaitasuna y los leoneses han claudicado ya antes del descanso.

El conjunto marista ha caído por un contundente 32-23 ante un cuadro navarro que ha presentado con contundencia sus credenciales para luchar por el subcampeonato de la Liga Asobal.

El inicio de partido iba a ser revelador de lo que ocurriría a lo largo de la primera parte. La primera bola era para el Abanca Ademar y un error en la circulación facilitaba un tanto de Filipe Mota de penalti. Era sólo el principio del fin.

32 Anaitasuna

Álvaro Gastón (1), Antonio Bazán (2), Cristian Martínez, Xabier Etxeberría (1), Filipe Gonçalo (6), Carlos Chocarro (6), Gabriel Ceretta, Miguel Goñi, Mikel Aguirrezabalaga (4), Erik Balenciaga, Ander Ugarte (4), Sergey Hernández (p), Oswaldo Dos Santos (6), Nordlander (ps), Raúl Nantes (2)

23 Abanca Ademar

Nacho Biosca (p), Mario López (1), Sebas Simonet (2), Juanín García (2), Gonzalo Carou, Rodrigo Pérez (1), Diego Piñeiro (1), Fede Vieyra (1), David Fernández (4), Juanjo Fernández (2), Vladimir Cupara, Jaime Fernández (2), Acacio Marques, Gonzalo Pérez (1), Zivan Pesic (2), Álex Costoya (4)

PARCIALES
3-1, 8-2, 8-4, 11-6, 12-6, 15-7; descanso; 18-10, 21-12, 23-16, 25-19, 28-21; 32-23
ÁRBITROS
Merino Mora y Moyano Prieto. Excluyeron con dos minutos a Bazán, Ceretta, Dos Santos y Filipe Mota, por el Anaitasuna; y a Gonzalo Carou y Gonzalo Pérez, por el Ademar.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga Asobal disputado en el Pabellón Anaitasuna de Pamplona

Un golazo de Fede Vieyra era rápidamente respondido por Anaitasuna. Los navarros estaban invictos y querían demostrar todo su potencial ante un equipo al que aspiran a arrebatar el subcampeonato de la Liga Asobal.

Poco a poco, el cuadro pamplonica levantaba un muro en su portería. Chocarro, en el otro lado, no perdonaba y llevaba el encuentro a un 4-1, primera diferencia importante de los locales.

Y de nuevo se repetía la jugada inicial. Error en la circulación, transición rápida del Anaitasuna y gol al contragolpe, el cuarto en siete minutos, para colocar el 6-2.

Amenazaba con romper el encuentro el conjunto navarro. Eso lo trataban de evitar Mario López y Juanjo Fernández, que trataban de romper la sangría y ponían el 8-4 en el minuto 11.

Diez minutos de sentencia

Nacho Biosca emulaba a Sergey Hernández y lograba detener los lanzamientos de los artilleros pamploneses. La defensa del Abanca Ademar parecía demasiado endeble ante los jugadores locales.

Al paso por el minuto 19, Anaitasuna recuperaba la mayor renta del partido. La facilidad para deshacerse de los centrales llevaba el electrónico a un peligroso 11-5. Y ahí se quedaría el partido durante unos minutos.

Sergey alcanzaba el 50% de efectividad, los palos desesperaban al Ademar y Anaitasuna seguía sumando, 12-6. La tarde era aciaga para los hombres de Rafa Guijosa y, al contragolpe, volvían a verse superados para que los hombres de Juanto Apezetxea se fueran hasta un alarmante 14-6.

Los diez minutos sin anotar del equipo leonés eran una losa demasiado pesada. Juanín lograba romper esa mala dinámica y, al límite del tiempo, los pamploneses cerraban una sensacional primera mitad colocando un casi definitivo 15-7.

Sin cambios tras el descanso

Con el paso por vestuarios poco cambiaban las cosas. Los locales llegaban a doblar al Abanca Ademar, 18-9 con un gran gol de Chocarro, al paso por el minuto 34.

La mayor diferencia del encuentro lo ponía Bazán, con el 20-10, sinónimo de la diferencia abismal que se veía sobre el parqué de la Catedral.

Los leoneses tiraban de orgullo, tras gastar Guijosa su último tiempo muerto, para abrir un pequeño parcial de 0-3 que mantuviera un hilo de esperanza, 21-14, en el minuto 41.

El partido entraba en una fase de intercambio de goles que no le servía al Abanca Ademar, que al paso por el ecuador del segundo acto caía por 23-16; pero tampoco parecía valerle a Anaitasuna y Juanto solicitaba tiempo muerto para llamar al orden a los suyos.

Última esperanza y caída

Seguía trabajando el equipo visitante para, a base de casta en el minuto 49, llevar el marcador hasta el 24-19 y recuperar el pulso al encuentro de la Catedral.

Mota ajusticiaba las aspiraciones maristas. El tanto del brasileño daba la puntilla a la reacción marista y dejaba el partido visto para sentencia con el 28-21 y sumando su sexto gol de seis intentos.

Los últimos minutos sirvieron para que Anatasuna se gustase. Los jugadores navarros se divertían sobre el parqué, mientras que los leoneses sufrían una severa derrota. El resultado final, 32-23 fue un claro ejemplo de la manifiesta superioridad de los hombres de Juanto.

El varapalo deja tocados a los jugadores de Guijosa, que evidencian la necesidad de mejora para poder competir por los primeros puestos de la Liga Asobal.

Fotos