Los deberes (y el milagro) del Ademar quedan para Noruega

Gonzalo Carou, en una acción ofensiva./Peio García
Gonzalo Carou, en una acción ofensiva. / Peio García

El Abanca Ademar cae en el Palacio Municipal de los Deportes de León ante el potente Skjern de Dinamarca, que será primero de grupo, y tendrá que ganar en la última jornada para acceder a la siguiente ronda

RUBÉN FARIÑASLeón

Era probablemente el rival más duro del Grupo C y este sábado ha demostrado a orillas del Bernesga el por qué.

El Abanca Ademar ha caído ante el Skjern por 26-31 y tendrá que salir a ganar en Noruega ante el Elverum para lograr el segundo billete que da acceso a la segunda fase de la Champions League.

Myrhal inauguraba el marcador en el partido por el primer puesto en el Palacio Municipal de los Deportes de León. La respuesta no tardaba en llegar y Juanjo y Mario López, tras parada de Cupara, daban la vuelta a la situación, 2-1.

26 Abanca Ademar

Nacho Biosca (ps), Carou, Costoya (5), Cupara (p), David Fernández, Jaime Fernández, Juanjo Fernández (2), Juanín (5), Mario López (5), Acacio Marques (2), Gonzalo Pérez (1), Rodrigo Pérez, Pesic, Piñeiro, Simonet (1), Vieyra (4)

31 Skjern Handbold

Aastrup, Christensen, Eggert (2), Ivanisevic, Konradsson (4), Konradsson (1), Mikkelsen, Myrhol (10), Nielsen, Olsson (4), Rasmussen (1), Sondergaard (8), Stenbacken (1), Grigoras (p)

PARCIALES
3-3, 4-4, 7-6, 9-10, 11-12, 12-13; descanso, 15-16, 18-19, 19-22, 22-24, 24-27, 26-31
ÁRBITROS
Alexey Kiyashko y Dimitriy Kiselev (Rusia) Excluyeron con dos minutos a Carou, por el Ademar; y a Konradsson (2), por el Skjern
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la novena jornada del Grupo C de la Champions League de balonmano disputado en el Palacio Municipal de los Deportes de León ante 4.000 espectadores

El toma y daca entre los, a priori, dos mejores conjuntos del Grupo C se reflejaba sobre el parqué. Si golpeaban unos, respondían los otros, como hizo Rasmusen para colocar el 2-3.

Las defensas se asentaban sobre el 40 por 20. Juanín, tras varias imprecisiones maristas en ataque, lograba el 4-4 en el minuto 8 demostrando la igualdad del encuentro.

Los aficionados enloquecían en apenas un minuto. Funcionaba el arma clásica del Abanca Ademar, el contragolpe, y tres goles de Mario López ponían una renta máxima de 7-4 que obligaba a Henrik Kronborg a pedir tiempo muerto.

Y la reacción no tardó en llegar al banco danés. Devolvía el parcial de 0-3 el Skjern y Sondergaard hacía el 7-7 que llevaba a Rafa Guijosa a detener el juego.

Igualdad máxima entre ambos

No cedía ninguno de los contendientes. Si Fede Vieyra acertaba para León, Olsson respondía por Dinamarca. En el minuto 20, el marcador mostraba un apretado 9-10.

Se entraba entonces en una fase de errores y donde las defensas se imponían con suma contundencia. Cupara, en la portería marista, se levantaba como un muro infranqueable y los goles no subían al marcador.

El 11-12 permanecía varios minutos inamovible. Tuvo que ser Juanín García el que, desde los siete metros, lograra romper la marca. Al descanso se llegaba con 12-13 a favor del Skjern y todo por decidir en un choque extremadamente igualado.

Mejoran los ataques

La segunda parte preveía un cambio de guión. Ahora sí, los ataque se imponían a las defensas con cierta facilidad. Cada ataque acababa en el fondo de la red. En apenas siete minutos, los aficionados presentes en el Palacio ya habían visto diez goles, pero todo seguía estando en el aire, 17-18.

Konradsson lograba un tanto que servía para dar la máxima ventaja al Skjern, 17-19 y Juanín, desde el punto de penalti, mantenían la diferencia mínima a favor de los daneses.

Se complicaba la situación para los maristas con la aparición de Grigoras en la portería noreuropea. Se atascaba el Abanca Ademar en los 18 goles y los visitantes tomaban una importante ventaja, 18-21, que llevaba a Rafa Guijosa a llamar a filas a los suyos en el minuto 42. La reacción leonesa llegaba de la mano de Juanín, ejecutando un siete metros.

Un penalti detenido por Biosca sirvió como acicate a sus compañeros que lograban recortar hasta el 22-23, en el minuto 18, y devolvía la emoción al público del Palacio.

Mario López y Álex Costoya respondían a los intentos daneses de reventar el partido. La igualdad se mantenía, 24-25, cuando se acercaba el final del encuentro.

Skjern camina hacia la victoria

La afición trataba de generar una olla a presión, pero a los nórdicos no les temblaba la mano. Irimus silenciaba la grada con un buen latigazo a la red, 24-26, y Grigori detenía el tiro de Vieyra, min.53.

El encuentro se decantaba del lado visitante. Sondergaad ponía el 25-29, a falta de 3 minutos, y enmudecía al Palacio. Costoya erraba en el siguiente ataque y todo quedaba visto para sentencia.

Finalmente, victoria danesa por 26-31 y el Ademar que tendrá que esperar que el Skjern derrote al Gorenje Velenje y vencer al Elverum en Noruega para acceder a la siguiente ronda.

Contenido Patrocinado

Fotos