Cupara: «No tenía presión, solo tuve suerte y el balón me pegó»

Biosca (I) y Cupara (D), tras el partido de este jueves./7foto7
Biosca (I) y Cupara (D), tras el partido de este jueves. / 7foto7

El portero serbio está seguro de que el Abanca Ademar superará la fase de grupos de la Champions

EFE

El guardameta serbio del Abanca Ademar, Vladimir Cupara, ha restado importancia a la última acción del encuentro de este jueves de Liga de Campeones ante el Kadetten Schaffhausen suizo, en el que detuvo una pena máxima a Pendic que hubiera impedido la victoria leonesa (23-24). «No había presión especial, solamente suerte y el balón me pegó», ha declarado.

El internacional balcánico, que cumple su tercera temporada en las filas ademaristas, entró en la pista en el tramo final del encuentro ocupando el lugar de Nacho Biosca, que había tenido una actuación estelar, fundamentalmente en la primera parte, con un 52 por ciento de acierto.

«Estaba muy caliente en el banquillo, porque Nacho estaba teniendo grandes intervenciones todo el rato y eso da mucha tranquilidad», ha insistido.

La relación con Biosca

Cupara ha perdido el habitual protagonismo en la portería del equipo leonés en detrimento de Biosca que, tras el parón de selecciones, ha ostentado la titularidad, colaborando en la racha de cinco victorias consecutivas.

«Es un gran portero y una gran persona, ahora mismo está en un gran estado de forma y aprovecha muy bien su tiempo en el campo, por eso mi labor es trabajar al máximo y cuando tenga la oportunidad de entrar en la pista hacerlo lo mejor posible», ha dicho.

Tras el triunfo en cancha suiza, cuarto consecutivo en la Liga de Campeones, las opciones del Abanca Ademar de ocupar una de las dos primeras plazas del grupo C que dan derecho a continuar en la máxima competición continental se han multiplicado. «Todo está en nuestras manos y por eso estoy seguro que vamos a clasificarnos», ha recalcado.

Vladimir Cupara ya está comprometido para la próxima temporada con el excampeón de Europa, PGE Vive Kielce polaco, que dirige Talant Dujshebaev, a pesar de que su próximo equipo cuente con otros dos guardametas, el actual Filip Ilic, internacional croata y el recientemente fichado Andreas Wolff, internacional alemán y que puede convertirse en el jugador mejor pagado del mundo

Contenido Patrocinado

Fotos