Costoya y Cupara lideran un sufrido triunfo del Ademar ante Cuenca

Costoya, en un lanzamiento./Peio García
Costoya, en un lanzamiento. / Peio García

El asturiano, con 8 goles, y el serbio, con un 43% de paradas, comandan la victoria marista en su estreno en casa, que se confirmó con un gol desde siete metros de Mario López

DANI GONZÁLEZ

Sufrir y pelear hasta el final. Todo eso va implícito en el escudo del Abanca Ademar. Aunque no sea el partido ideal, en el que todo sale rodado, se compite y se lucha. Y así lo ha hecho el conjunto de Rafa Guijos que, en un encuentro muy espeso, impreciso especialmente en ataque, ha sabido sufrir para vencer, liderados por Costoya y Cupara, 24-23 a Ciudad Encantada con un gol desde los siete metros de Mario López a falta de once segundos.

24 Abanca Ademar

Cupara; Mario López (2), Vieyra (3), Piñeiro (1), Carou, Costoya (8), Juanín García (4) – siete inicial – Biosca (ps), Vejin (3), Rodrigo, David Fernández, Jaime (2), Acacio (1), Gonzalo Pérez, Pesic, Casqueiro

23 Ciudad Encantada

Maciel; Vainstein (4), Perovic, Castro (8), Thiago Alves (5), Doldán (1), Sergio López (3) – siete inicial – Garajonay (ps), Canyigueral, Mendoza, Hugo López, Nolasco (1), Rafa López (1), Fernández

PARCIALES
1-2, 4-5, 5-7, 7-8, 11-9, 13-13 (descanso), 17-15, 18-16, 19-18, 22-19, 23-22, 24-23 (final)
árbitros
Ballano Dueñas y Rodríguez Rodríguez. Excluyeron a Carou por parte del Abanca Ademar. Expulsaron a Jaime Fernández, del Abanca Ademar, en el minuto 28.
incidencias
Palacio de los Deportes. Segunda jornada de la Liga Asobal. 2.000 espectadores

Después del homenaje a los medallistas de oro júnior (Jaime Fernández, David Fernández, Teijón, Isidoro Martínez y Diego Dorado) y al medallista de plata juvenil (Gonzalo Pérez), el partido arrancó con multitud de fallos en ataque y el apartado ofensiva marista muy atascado.

Solo Costoya se salvaba de la 'quema' en el cuadro de Guijosa. Espesos e imprecisos, los fallos castigaban al Abanca Ademar. Malas elecciones de tiro, faltas en ataque o malas decisiones a la hora de soltar el balón privaban al cuadro leonés de someter a su rival.

Reacciones

Cupara, una vez más estelar

Dentro de lo que cabe, se salvaron. Un excepcional Cupara pudo detener al ataque de Ciudad Encantada. Por encima del 40% durante toda la primera mitad, llegando a 'picos' de casi el 60%, el serbio mantuvo vivo al cuadro marista.

Nada estaba saliendo como debía. Ni el ataque funcionaba ni la defensa lograba parar a los manchegos. Quizá estaban demasiado focalizados en Thiago Alves, pero era Castro quien más daño estaba haciendo.

Cuenca también logró inutilizar una de las armas del conjunto leonés: el contraataque. Solo pudieron 'correr' una vez en los primeros 20 minutos, pero el empuje y el corazón del Abanca Ademar sirvió para que, en los minutos finales de la primera mitad, retomaran el mando en el marcador.

Costoya y dos contraataques convertidos por Jaime Fernández pusieron por delante a los de Guijosa. Pero el joven extremo, en una rigurosa jugada, fue expulsado, lo que supuso la inferioridad de los leoneses y el menor descanso de Juanín, todavía renqueante.

Dureza y sufrimiento

La primera mitad acabó con 13-13 después de que el 'martillo' que estaba golpeando una y otra vez al Abanca Ademar, Castro, empatara el choque con un siete metros con tiempo cumplido.

En la segunda mitad, y todavía en inferioridad, el Abanca Ademar salió sin portero. Quería atacar, romper a una defensa de Ciudad Encantada que no había ni necesitado recurrir a las exclusiones. La primera línea trató de 'tirar del carro' y Costoya y Vieyra pusieron el dos arriba en el marcador.

El choque entró en un pequeño impás del que Juanín logró sacar al Abanca Ademar con un gol que les daba tres tantos de ventaja. Era el momento de romper el partido pero el Ciudad Encantada se agarró al partido con todo... y logró que no se le marchase.

Cuenca no se rinde

Los manchegos supieron sostenerse en este momento delicado y llegó a colocarse a un gol. Entonces fue Biosca quien sostuvo a los leoneses con una doble parada desde los siete metros y al rechace impidió el empate. Fue el momento clave, ya que aquí fue cuando el Abanca Ademar despertó algo más y se puso hasta tres goles por delante con unos grandes minutos de Costoya y Juanín.

Pero Ciudad Encantada no se rindió. No va en su ADN, ni en el de su entrenador, Lidia Jiménez. Siguieron peleando, siguieron pugnando, siguieron empujando. Y la fe y la perseverancia tuvieron premio, ya que a falta de cuatro minutos, empataron el partido.

Final espectacular y emocionante

A partir de aquí, fue un intercambio de fallos... o de grandes intervenciones de Maciel y, especialmente, de Cupara. El palo evitó el gol de Mario López, el serbio evitó que Vainstein y Sergio López adelantaran a Cuenca. Y ya solo quedaba un minuto.

Confeccionó su jugada el Abanca Ademar, que acabó con un intento de internada del 'escurridizo' Rodrigo. Siete metros. No había sido el día de Juanín, pero hubo un hombre que quiso tomar la responsabilidad. Mario López cogió la pelota, no tenía dudas. Y lo logró. Puso por delante el Abanca Ademar a falta de 11 segundos.

Aun así, no fue un final tranquilo. Un golpe franco con el tiempo cumplido fue la última opción de los manchegos, pero Thiago Alves se estrelló contra la 'muralla' ademarista. Con sufrimiento, pero el primer triunfo en el Palacio es para el Abanca Ademar.

Fotos