Carou cree que Manolo Cadenas inculca a Argentina «sorpresa y desparpajo»

Carou, en un partido con el Abanca Ademar./
Carou, en un partido con el Abanca Ademar.

El veterano jugador, de 38 años, volvía a la convocatoria en el reciente Memorial Domingo Bárcenas tras el mundial de Francia en 2016

EFE

El capitán de la selección argentina de balonmano, el pivote del Abanca Ademar Gonzalo Carou, cree que la llegada al banquillo del técnico leonés Manolo Cadenas ha inculcado al combinado albiceleste una mayor capacidad de «sorpresa y desparpajo» en su juego.

El veterano jugador, de 38 años, que volvía a la convocatoria en el reciente Memorial Domingo Bárcenas tras el mundial de Francia en 2016, ha reconocido que el nuevo entrenador, al que conoció durante su etapa en Ademar, ha provocado «algo totalmente nuevo, cambiando sistemas de juego en defensa y ataque, con un aire renovado para buscar ser más competitivos».

En este sentido, ha destacado el «cambio histórico» en el concepto defensivo siempre utilizado por la selección albiceleste «pasando de un 3-2-1 a un 6-0, que a veces se transforma en 4-2 y 5-1, pero con mucha intensidad», mientras que en ataque «hay muchos sistemas nuevos y variantes en los mismos para buscar sorprender al contrario».

Y es que, según el capitán argentino, «si las características del equipo no son de tener jugadores altos y fuertes, hay que suplir estas características por rapidez e inteligencia».

Sobre la reciente participación en el torneo en tierras gallegas -donde también disputaron otros dos amistosos, además de medirse a Portugal-, Carou ha señalado que Argentina «fue de más a menos», después de vencer a Polonia, complicar mucho las cosas a España y acabar cediendo frente a Bielorrusia.

La selección argentina tendrá su primera gran cita de 2018 en los Juegos Odesur que se organizan en Cochabamba (Perú) del 8 al 20 de mayo de 2018.

Sin embargo, el primer objetivo del combinado albiceleste el próximo año será el Torneo Panamericano de balonmano que se disputará en Nuuk (Groenlandia), en la primera ocasión en la que este país organiza una gran cita internacional y donde estarán en juego las plazas para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Carou ya ha anticipado su intención de intentar disputar sus terceros Juegos y para ello pretende seguir compitiendo al máximo nivel, bien en el Abanca Ademar, con el que concluye contrato y que aún no le ha planteado una oferta concreta, o incluso volviendo después de muchos años a su país, donde su intención sería la de compaginar su faceta como jugador en River e iniciarse como técnico.

Por eso, tiene decidido que su futuro tendrá que ver «con el proyecto que se plantee en cuanto a las condiciones», garantizándose al menos un año de contrato y otro segundo opcional, como ha ocurrido en su último contrato con Ademar, con renovación automática en función del número de partidos disputados y no en manos del club.

Contenido Patrocinado

Fotos