El Ademar sufre para seguir en Europa

Fede Vieyra trata de dar un pase./Peio García
Fede Vieyra trata de dar un pase. / Peio García

Los hombres de Rafa Guijosa se imponen en un final apretado al Dinamo de Bucarest con un sensacional gol en los últimos segundos de Sebas Simonet

RUBÉN FARIÑAS

Tocó sufrir de lo lindo, pero nadie dijo que pasear el nombre de León por Europa fuera una tarea sencilla. Lo luchó y lo consiguió el Abanca Ademar. El equipo de Rafa Guijosa ha dado un paso fundamental para seguir vivo en la Champions League tras vencer por 32-29 al Dinamo de Bucarest en un partido que tuvo que resolverse en el último minuto.

Simonet abría la lata del partido y rápidamente respondía Komorogov para el equipo rumano. El inicio presumía un encuentro con muchos goles pero pronto el Abanca Ademar supo bajar la trapa.

32 Abanca Ademar

Nacho Biosca (p), Gonzalo Carou, Álex Costoya (3), Vladimir Cupara (ps), David Fernández (2), Jaime Fernández (2), Juanjo Fernández (9), Mario López (5), Acacio Marques (2), Gonzalo Pérez, Rodrigo Pérez, Pesic, Diego Piñeiro, Sebas Simonet (3), Pedrag Vejin, Fede Vieyra (6)

29 Dinamo Bucarest

Bera, Boskovic (1), Descat (5), Esteki (5), Esteki (2), Gavriloaia (1), Gayduchenko (8), Grigoras, Heidarirad, Irimus (p), Komogorov (3), Mironescu (1), Mocanu (3), Moushavi, Sajin, Sandru

parciales
3-1, 5-3, 8-5, 12-9, 15-12, 18-15; descanso; 20-18, 23-21, 26-22, 27-25, 29-27, 32-29
ÁRBITROS
Fabian Baumgart y Sascha Wild (Alemania) Excluyeron con dos minutos a Costoya, Juanjo y Vieyra por el Ademar; y a Grigoras, Esteki (2), Moushavi y Gayduchenko, por el Dinamo
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la sexta jornada del Grupo C de la EHF Champions League disputado en el Palacio Municipal de los Deportes de León

La gran defensa leonesa obligaba en el minuto 6 a Sebastian Bata a parar el encuentro. El marcador reflejaba un 3-1 y sus jugadores no encontraban espacios en el sólido 6-0 de los locales.

Nacho Biosca en la portería y Fede Vieyra en ataque mantenían la ventaja y ampliaban las diferencias entre ambas escuadras, 5-2.

A los hombres de Guijosa solo les fallaban las imprecisiones en el contragolpe y éstas fueron corregidas por los extremos. Jaime Fernández y Mario López volaban sobre el parqué para dar la máxima renta a los maristas y colocar el 7-3 en el minuto 12.

Por parte del Dinamo de Bucarest, Descat trataba de hacer lo imposible para mantener vivo el partido y poco a poco lo fue logrando. Los rumanos reaccionaban en ataque y recortaban las diferencias hasta el 9-7.

El Ademar quería abrir brecha

En las filas leonesas, Juanjo Fernández volvía a ofrecer un ‘clinic’ de defensa-ataque y volvía a estirar la goma para colocar el 13-9 en el minuto 21 y devolver la máxima renta del partido al Abanca Ademar. A la partida se sumaba Acacio Marques, con los mejores minutos de la temporada del brasileño, para poner el 18-14.

Al descanso se llegaba con un error en ataque que propiciaba una pérdida y un gol del Dinamo que cerraba la primera parte con 18-15 en el marcador.

Cambiaba la cara del partido en la segunda mitad. Salía atascado el Abanca Ademar en ataque y, poco a poco, los rumanos se acercaban. Simonet con un ‘fly’ en superioridad rompía la sequía marista para colocar el 19-17 en el minuto 34.

La figura del portero visitante, Irimus, se hacía grande bajo su marco. Los extremos se topaban contra su cuerpo, hasta que Mario López rompía el muro en un contragolpe y hacía el 22-19.

Partido abierto hasta el final

Seguían sin gustarle las cosas a Rafa Guijosa, que temía la reacción del Dinamo de Bucarest. Por ello, el técnico madrileño paraba el partido en el minuto 43, con 24-22, para no dar opción a la sorpresa. Y parecía lograrlo, porque sus jugadores lograban un parcial de 3-0 que parecía finiquitar la contienda en el ecuador del segundo acto, 27-22.

Fue el turno de Sebastian Bota. El entrenador visitante llamaba a filas a los suyos y éstos devolvían el parcial para volver a ponerse en el cogote de los maristas con 27-25 y diez minutos por jugar.

Las manos parecían encogerse. Sobre el parqué del municipal se colaban los errores y nadie acertaba con la portería del rival. Esteki encendía las alarmas del municipal cuando, en el minuto 56, colocaba un preocupante 29-28.

Irimus volvía a aparecer y detenía un tiro franco a Diego Piñeiro. El Dinamo gozó de un balón para empatar pero la defensa leonesa logró detener la ofensiva y Cupara hizo el resto para solventar el ‘match ball’.

Fede Vieyra anotaba, respondía Deska desde el punto de penalti, todo seguía igualada y con 30-29 se llegaba al último minuto.

Los árbitros levantaban la mano y el Abanca Ademar se la tenía que jugar para no dar opciones a los rumanos. Y ahí aparecía la mano de Sebas Simonet. El argentino, a la media vuelta, transformaba el gol del triunfo desde nueve metros y su compatriota, Carou, robaba para matar el partido a la contra.

Finalmente, victoria del conjunto marista por 32-29 que permite seguir con vida en la Champions League y depender de sí mismo para acceder a la siguiente fase en un Grupo C extremadamente igualado.

Fotos