El Ademar no puede evitar la séptima Copa Asobal consecutiva del Barcelona

Fede Vieyra, en una acción de ataque. / Peio García

El equipo leonés plantó cara durante todo el encuentro a los jugadores de Xavi Pascual pero acabaron cediendo con dos malos parciales en la salida de ambos periodos

RUBÉN FARIÑASLeón

No pudo ser. El Abanca Ademar lo luchó, lo peleó, se dejó la piel sobre la pista azul del Palacio Municipal de los Deportes de León, pero el FC Barcelona sigue estando muy por encima del resto.

El equipo leonés no logró desbancar de su poltrona a los hombres de Xavier Pascual y el conjunto culé sumó su séptima Copa Asobal consecutiva tras imponerse a los anfitriones por 22-28.

El último grito de guerra antes de mandar a sus guerreros a la pista era: «Dejaros hasta la última gota de aliento». Rafa Guijosa alentaba a los suyos para empezar una batalla en la que se sabían inferiores.

22 Abanca Ademar

Biosca (Cupara); Juanín García, Costoya, Carou, Rodrigo Pérez, David Fernández, Mario López; Juanjo Fernández, Pesic, Casqueiro, Vejin, Gonzalo Pérez, Piñeiro, Acacio, Vieyra

28 FC Barcelona

Pérez de Vargas; Ribera, N'Guessan, Entrerríos, Syprzak, Mem, Aleix Gómez; Morros, Sorhaindo, Palmarsson, Ariño, Tomás, Borges, Lenne, Jallouz

PARCIALES
0-1, 1-4, 3-6, 4-8, 7-11, 11-15; descanso; 12-17, 16-21, 18-23, 21-26, 21-27, 22-28
ÁRBITROS
Álvarez Mata y Bustamante López. Excluyeron con dos minutos a Gonzalo Carou y Juanjo Fernández, por el Ademar; y a Viran Morros, por el Barcelona. Expulsaron a Palmarsson con roja directa, por el Barcelona
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la final de la XXVIII Copa Asobal disputada en el Palacio Municipal de los Deportes de León ante 4.500 espectadores

El choque se iniciaba con una sensacional parada de Nacho Biosca en un contragolpe culminado por Viran Morros. Y repetía acción, poco después, pero el rechace le caía a Valero Rivera para hacer el 0-1.

Las defensas eran mucho mejores que los ataques. El Abanca Ademar se topaba contra la muralla central del Barcelona y era incapaz de encontrar a Pérez de Vargas. Tampoco lo tenía fácil el equipo de Xavier Pascual, pero Rivera, desde los siete metros, y Entrerríos, en la larga distancia, ponían un peligroso 0-3 inicial.

Fue Mario López, en el minuto nueve, el encargado de lograr el primer tanto marista. A pesar de esta circunstancia, Rafa Guijosa detenía el juego para pedir a sus hombres más valentía a la hora de buscar la portería culé.

Dicho y hecho. Los jugadores leoneses empezaron a probar fortuna desde el exterior. Fede Vieyra anotaba en la larga distancia, pero Dika Men y N’Guessan mantenían las distancias, 3-6.

El Barcelona mantiene su ventaja inicial

Había un agujero en la zaga marista. Las paradas de Nacho Biosca caían en el limbo cuando los rechaces iban a parar a las manos azulgranas. Aleix Gómez aprovechaba esta circunstancia para anotar el 3-7, en el minuto 16.

Pudo cambiar el signo de la final una polémica jugada en el minuto 21. Los árbitros decidían expulsar a Palmarsson en un lance con Álex Costoya. Los colegiados decretaron exceso de dureza del central y le mostraron la roja directa.

Todo ello provocó una doble superioridad del Ademar y Gonzalo Pérez levantaba al Palacio para lograr el 6-9 que hacía creer a la parroquia local con la machada.

Para enmudecer al Palacio de los Deportes ya estaba Dika Men que, con un gran tanto, rebajaba la presión ambiental y colocaba el 7-11.

Otro que hacía mucho daño a la defensa de Rafa Guijosa era Raúl Entrerríos. El asturiano sumaba cuatro goles en cuatro intentos y recuperaba la máxima renta de su equipo, 9-14, al paso por el minuto 28.

Al descanso, Fede Vieyra anotaba un tanto para mantener con esperanzas a León y llegar al cambio de tiempos con 11-15 para el cuadro catalán.

Salida fría en ataque

En la reanudación, parecían desmoronarse, como si de un castillo de naipes se trataran, las opciones de victoria del Ademar. Dos paradas de Cupara, nada más empezar, no fueron aprovechadas en la parcela ofensiva.

El Barcelona, poco a poco, afinaba la puntería y se escapaba en el marcador. Dika Men ponía una nueva máxima en el encuentro, 11-17, y Rafa Guijosa pedía su segundo tiempo muerto en el minuto 34.

Estaba totalmente atascado el conjunto leonés. Solo Costoya había logrado anotar en los primeros minutos de la segunda parte. Las distancias seguían subiendo y el Barcelona ya dominaba por 12-19.

Vejin sacaba a relucir su calidad, esa que tanto se echa en falta esta temporada, para romper la meta de Pérez de Vargas en dos ocasiones y colocar el 14-20, al paso por el minuto 40.

Se resiste a morir el Ademar

No quería rendirse el conjunto leonés. Álex Costoya ponía el 16-21 y culminaba un parcial de 4-1 que daba vida al Ademar. En el minuto 48, un nuevo tanto local, obra de Pesic, obligaba a Xavier Pascual a parar el partido para evitar la reacción marista, que ponía la emoción y levantaba al público con el 18-22.

N’Guessan y Dika Men se empeñaban en evitar que su equipo sufriera más de la cuenta. Los latigazos a la red de la pareja del Barcelona disuadían la esperanza del Municipal, 20-25, antes de entrar en los últimos cinco minutos.

Una falta en ataque, ponía en imposible la remontada para el Abanca Ademar. El 21-26, en el minuto 27, era una distancia insuperable para los jugadores de Rafa Guijosa.

El resultado final, 22-28, daba la séptima Copa Asobal consecutiva al Barcelona y dejaba a los leoneses con la miel en los labios y la esperanza de que algún día llegará su momento.

Contenido Patrocinado

Fotos