El Abanca Ademar sigue con su camino firme hacia la 'plata'

Rodrigo, en un lance del partido./7foto7
Rodrigo, en un lance del partido. / 7foto7

El conjunto leonés vence con autoridad al Teucro en un partido que rompieron en el inicio de la segunda mitad | Cupara y Biosca destacaron en portería, Costoya en ataque con 9 goles

DANI GONZÁLEZ

Decididos a por la segunda plaza. El Abanca Ademar ha logrado una victoria sólida y madurada ante Teucro en Pontevedra (24-32) tras una primera parte muy igualada y un primer cuarto de hora en la segunda en el que los de Rafa Guijosa rompieron el partido. Además, los maristas han 'aguado' la fiesta al Barcelona, que no será campeón de la Liga Asobal matemáticamente esta temporada.

24 Teucro

Jorge García; Gehrhardt (1), Balázquez (3), Méndez (3), Gómez (4), Hernández (4), Iglesias – siete inicial – Santana (p), Medina, Gabriel (3), Quintás (4), García (2), Teixeira, Moledo, Pereiro

32 Abanca Ademar

Cupara; Jaime (2), Costoya (9), Carou, Pesic (3), Vieyra (5), Mario López (4) – siete inicial – Biosca (p), Simonet (1), Vejin, Juanín (2), Rodrigo (2), Piñeiro (3), David Fernández, Acacio, Gonzalo (1)

PARCIALES
2-3, 4-4, 7-7, 9-11, 11-12, 13-13 (descanso), 14-17, 15-20, 16-24, 19-27, 22-30, 24-32 (final)
árbitros
Ballano Dueños y Rodríguez Rodríguez. Excluyeron a Balázquez, Iglesias, Moledo y a Teixeira por parte del Teucro y a Gonzalo por parte del Abanca Ademar

Reacciones

Dos potentes ataques, liderados por Costoya y Balázquez, se medían en el Palacio de los Deportes de Pontevedra. Las primeras líneas y el ataque posicional y paciente fueron los protagonistas de un inicio de partido con muchos goles, poco ritmo y defensas incapaces de detener las ofensivas rivales.

La igualdad fue la nota predominante durante gran parte de la primera mitad. La primera línea marista tenía mucha presencia, con un Costoya ejerciendo de líder de operaciones, con mucho atrevimiento para lanzar y mucho acierto. El juego con el pivote, con Pesic partiendo de inicio, también fue importante en estos primeros instantes.

El Teucro tuvo varias opciones por delante, pero el Abanca Ademar no lo permitió. Siempre por delante, los maristas evitaron un cambio de 'líder' en el marcador, pero lo cierto es que la defensa no estaba a la altura de poder detener a un acertado ataque gallego.

Primer atisbo de 'rotura' de partido

Tardó un cuarto de hora en lograr una pequeña renta. Dos goles de Jaime Fernández pusieron a los leoneses con tres goles de renta, pero el leonés se hizo daño, poco después, en el tobillo tras una mala caída. Pero no rompió el partido el cuadro de Guijosa, que vio como Teucro reaccionó e incluso empató el partido.

Fueron los peores minutos del Abanca Ademar. Cupara sostuvo al conjunto leonés para que el marcador no pasara de empate a derrota leonesa. La defensa mejoró en ambos conjuntos ante unos ataques que no pudieron mantener el acierto anterior. La igualdad siguió presente y, con un gol sobre la bocina de los pontevedreses, se llegó al descanso con empate.

En la segunda mitad fue cuando el Abanca Ademar rompió el partido. Rodrigo dio otro aire, un toque más de electricidad e imprevisibilidad, al ataque leonés, que comenzó a rozar la infabilidad. Poco a poco aumentaron su renta hasta hacerla llegar a cuatro goles, momento en el que Teucro tuvo que pedir tiempo muerto.

Cupara lidera la renta leonesa

El partido estaba decantado, al menos, en lo anímico. Cada ataque para Teucro, que se encontró con una defensa sólida y un Cupara en estado de gracia, era casi un suplicio para los gallegos. Nervios, imprecisiones y malas decisiones ocasionaron pérdidas para los pontevedreses y que la renta leonesa siguiera creciendo.

El 'golpe definitivo' lo dio Nacho Biosca. El portero catalán detuvo dos siete metros seguidos, tras haber detenido ya uno en la primera parte. Se unió a la fiesta, evitando el gol en tres penaltis lanzados por parte de los pontevedreses. El partido se rompió del todo en esta ocasión y Guijosa dio descanso incluso a Costoya, aunque fue 'forzado' por un encontronazo con Balázquez en el que el 'bombardero' del Teucro fue excluido.

El Abanca Ademar dosificó esfuerzos, rotó y tuvo minutos para todos mientras cuidaba su renta para que la victoria no peligrara. Camino firme y sólido hacia el segundo puesto, marcha impasible con destino al subcampeonato, a repetir en Champions y con el objetivo de hacer una segunda vuelta inmaculada algo que, hasta el momento, lo está siendo.

Temas

Ademar

Contenido Patrocinado

Fotos