El Abanca Ademar quiere más

Vieyra, en el partido ante el Dinamo de Bucarest./Efe
Vieyra, en el partido ante el Dinamo de Bucarest. / Efe

El conjunto leonés busca ampliar su buena racha ante el Gorenje Velenje en una 'final' más en Champions

DANI GONZÁLEZ

Lanzados. Confiados. Enrachados. Nada puede frenar a este Abanca Ademar en el mes de noviembre. Pero la ambición es una seña de identidad del conjunto de Rafa Guijosa, que no se conforma y quiere más. Los leoneses buscan el cuarto triunfo consecutivo ante el Gorenje Velenje en la séptima jornada de la Liga de Campeones (sábado, 19:30 horas) en el Palacio de los Deportes.

Más información

El conjunto marista, pese a todo, está ante una final. No hay posibilidad de fallar como local en la Champions, y menos aún con la opción frente a sus ojos de ganar el golaverage particular a uno de los rivales directos como el equipo esloveno.

Con bola para empatar el partido en el duelo de ida en tierras balcánicas, el Abanca Ademar quiere vengarse y meterse, de lleno, en la pelea por pasar de ronda. Con ese fin, los de Rafa Guijosa afrontan este partido al que llegan repletos de moral y confianza tras un mes de noviembre que, hasta el momento, está siendo excelso.

Plenitud marista

Pero eso no evita que los leoneses sepan que deben rayar la perfección para superar al sólido y potente cuadro esloveno. Con Nacho Biosca en estado de gracia, Juanjo Fernández repleto de confianza, Juanín en su nivel habitual y la recuperación para la causa de jugadores como Acacio o Vejin, el Abanca Ademar llega a esta 'final' en el mejor momento del curso.

Muestra de ello son las últimas exhibiciones, sin ir más lejos, la de Sagunto, en la que el cuadro marista no perdió la compostura ni siquiera cuando el partido se puso complicado.

Un papel fundamental jugará la afición, a la que Guijosa ya le ha pedido máximo apoyo desde el pasado miércoles. El principal inconveniente para ver un Palacio repleto será que el club ha decretado este partido como 'Día del Club', por lo que los socios tendrán que pasar por taquilla.

Una final. Un día en el que ganar supone colocarse en el trío de perseguidores del Skjern danés, junto con el propio Gorenje y el Elverum noruego, en un grupo tremendamente igualado ya que el Kadetten suizo también sigue contando con opciones de clasificación. Pero perder significaría, prácticamente, decir adiós a la competición continental.

Fotos