El Abanca Ademar arranca tal y como acabó

Rodri, en un lance del encuentro. / 7foto7

El conjunto leonés 'prolonga' la temporada pasada y vence con cierta comodidad a Cangas en un partido en el que siempre fueron por delante

DANI GONZÁLEZ

En O Gatañal nunca es fácil ganar. Ni tampoco cómodo. Pero el Abanca Ademar sí que logró llevarse dos puntos con esta última condición. Los maristas, siempre por delante en el partido, vencieron 26-30 a BM Cangas y suman el primer triunfo de la temporada.

26 BM Cangas

Salazar; Suso Soliño (3), Pousada, Vujovic, Cerqueira (2), Muratovic, Potic (7) – siete inicial – Hermones (ps), Simes (1), Rubén Soliño, Cancio, Iglesias (1), Chapela (5), Menduiña (3), Simic (4), Castro

30 Abanca Ademar

Cupara; Jaime Fernández (1), Costoya (6), Rodrigo (1), Vieyra (7), Piñeiro (2), Mario López (1) – siete inicial – Biosca (ps), Vejin (2), Juanín (3), Carou, David Fernández, Acacio, Gonzalo (3), Pesic (3), Casqueiro (1)

PARCIALES
2-4, 3-7, 4-9, 7-11, 8-15, 11-15 (descanso), 14-19, 17-20, 18-24, 20-25, 22-28, 26-30 (final)
árbitros
Álvarez Menéndez y Friera Cavada. Excluyeron a Rubén Soliño, Iglesias, Castro y a Cerqueira por parte de BM Cangas y a Piñeiro y a Costoya por parte de Abanca Ademar

Como si fuera una continuación de la temporada pasada, el Abanca Ademar salió a la pista a un alto nivel, tanto en defensa como en ataque. Parecía que no era el primer partido de la temporada, algo que sí se notaba en Cangas, al que le costó arrancar, más aún con el imponente ritmo que pusieron los de Guijosa.

Reacciones

El Abanca Ademar mostró un ataque potente y acertado, con una primera línea especialmente certera en sus lanzamientos y en sus pases filtrados al pivote. Poco a poco todo iba se acercaba al ritmo idóneo, a la situación que Guijosa deseaba.

Cupara comienza a entonarse

La defensa mejoró también con el paso de los minutos, los que tardó Cupara en calentar. El serbio volvió a ser un muro, comenzando a desesperar al ataque gallego... salvo a Potic y Simic, los más acertados del cuadro local de cara a gol.

El Abanca Ademar logró, alrededor del minuto 10, una renta de cinco goles que ya era la primera muestra de que el partido se estaba rompiendo. Todo esto coincidieron con los siete minutos en los que Cupara bajó la trapa de su portería, con un acierto superior al 50% de paradas.

Al contraataque y con un Pedrag Vejin que apareció para mostrar el 'martillo' que tiene en su brazo izquierdo, el Abanca Ademar llegó a tener hasta siete goles de renta. Pero esto ocasionó que los maristas bajaran una marcha, el Cangas lo diera todo para engancharse al partido y, con un parcial de 3-0, dejaran el marcador en solo cuatro goles de renta para Abanca Ademar al descanso.

Asusta Cangas

En la reanudación, ambos equipos salieron de forma fulgurante. Apostaron por el ataque y llenaron de goles los primeros minutos de la segunda mitad. Pero 'Pillo' se dio cuenta de uqe eso no le valía, de que en la locura el Abanca Ademar era el rey, además de llevar ventaja. Por ello, se 'inventó' un 5-1 en defensa que bloqueó el ataque leonés.

Durante varios minutos, el ataque leonés no vio puerta, aunque esta circunstancia no la aprovechó del todo bien el cuadro gallego. Cangas llegó a colocarse a tres, pero los de Rafa Guijosa nunca sintieron que estaban cerca de perder el partido, por lo que la presión no llegó a los de blanco.

Tarde o temprano, el Abanca Ademar se desharía de esta mala racha y volvería a tomar renta en el partido. Sucedió y los leoneses se pusieron seis arriba. Pero otros malos minutos maristas, con una exclusión de Costoya de por medio, colocaron a Cangas a cuatro.

Los jóvenes resuelven

Una vez más, Abanca Ademar sacó su casta. Cupara volvió a levantar un muro frente a su portería y Gonzalo Pérez, debutando, marcó en inferioridad. Esta situación metió 'prisas' a Cangas, que perdió varios balones y la renta regresó a los seis goles a falta de cinco minutos para el final.

Cangas, equipo luchador como pocos, no cejó en su empeño. En los minutos finales, con una defensa más abierta y agresiva lo intentaron pero no fue posible. El joven Casqueiro, de solo 17 años, cerró la cuenta y la victoria viajó a León, la primera de esta ilusionante temporada.

Fotos