Leonoticias

Un día para estar orgullosos

fotogalería

Un último lanzamiento con barrera privó al Ademar de la siguiente fase. / 7foto7

  • El Abanca Ademar vence al Kolding en Dinamarca pero se queda a un gol del pase a la fase de grupos de la EHF Cup | Los hombres de Rafa Guijosa dispusieron de un último lanzamiento para llevarse la eliminatoria y Juanjo Fernández erró

El deporte a veces es injusto, y otras doloroso. Pero hay formas y formas de caer y la que ha tenido el Abanca Ademar es para sentirse orgulloso de este equipo.

Los leoneses han dejado claro que han vuelto a Europa y que prometen dar guerra en los próximos años. Un equipo joven, con hambre y técnica son los mimbres de una escuadra que baila al son de su entrenador y crece día a día.

Tan sólo un gol ha faltado este sábado. El Ademar ha ganado 25-27 al Kolding, pero el resultado es insuficiente ya que los daneses lograron vencer en León por 24-27. Juanjo Fernández dispuso de un último lanzamiento, en una jugada no exenta de polémica, pero la muralla defensiva del equipo local destrozó las ilusiones de todos los leoneses que viajaban en ese disparo.

Las huestes de Rafa Guijosa saltaban al Brondby Arena con una alta efectividad ofensiva, aunque Antonio García, el mejor en la primera parte, ponía por delante a los daneses.

Piñeiro y Costoya daban la primera ventaja a los maristas con el 1-2. El Ademar no quería dar facilidades en ataque al Kolding y la defensa mejoró, mucho, con respecto a las prestaciones que hubo en el partido de ida.

En el ecuador de la primera parte el marcador reflejaba la igualdad manifiesta sobre el parqué, 5-5, con Costoya Y Juanín llevando la voz cantante en el ataque por parte del equipo leonés.

Apuros para el Ademar

Al paso por el minuto 19 se produjo la primera circunstancia contraria para los intereses del Abanca Ademar. Kolding conseguía la mejor renta del partido, con el 8-6, y obligaba a Rafa Guijosa a solicitar su primer tiempo muerto. La efectividad en el ataque visitante había descendido y Kasper crecía en la portería para convertirse en un muro infranqueable.

La reacción leonesa tras el parón fue sensacional. Una exclusión en contra de los daneses fue aprovechada para cultivar un parcial de 0-3 y volver a ponerse por delante en el marcador, 8-9.

Sebas Simonet cogía entonces el timón para llevar al equipo visitante a su máxima ventaja, 9-11, lo que hacía que Antonio Carlos Ortega tuviera que parar el partido para reponer a los suyos, era el minuto 26.

Pero la portería marista no estaba funcionando como era de esperar y Kolding conseguía enjuagar su desventaja, merced en parte al desacierto leonés en el siete metros, donde Juanín ya había errado dos penaltis, para dejar las tablas antes del descanso y postergar el desenlace del partido y la eliminatoria para la última media hora, 13-13.

El desenlace de la eliminatoria se iniciaba con gol de Igropulo, el jugador que más daño hizo a los maristas en León. El Ademar renqueaba en los primeros compases con un sensacional Kasper; pero esta vez Cupara no bajaba la guardia y replicaba las intervenciones del guardameta danés.

Máxima igualdad

La igualdad seguía patente en el electrónico, que reflejaba un 15-15 en el minuto 35. Era entonces cuando David Fernández se ponía la capa de superhéroe y empezaba a soltar la esencia por la que el cuadro leonés se quiso hacer con sus servicios.

Chiuffa ponía el 17-16 en el marcador, dejando por delante a los suyos. Pero el Ademar iba a dejarse la piel para meterse de lleno en la eliminatoria gracias a una doble exclusión en los locales. Un parcial de 1-4 daba la mayor ventaja del partido a los visitantes, con el 18-20, y obligaba a Antonio Carlos Ortega a solicitar tiempo muerto. El Ademar estaba a un tanto de igualar la eliminatoria.

El Kolding sacaba entonces su casta para demostrar por qué son los grandes favoritos de la competición europea. De nuevo Chiuffa a la contra ponía las tablas en el marcador, al paso por el minuto 47. Pero la réplica de parcial llegaba gracias a Jaime Fernández, y se restablecía la ventaja marista, 20-22, con 12 minutos por jugarse.

El final más cruel

Los nervios se empezaban a dejar ver en el parqué del Brondby Arena. Las indecisiones y los errores se repartían a partes iguales y el marcador se quedaba en 22-24 para entrar en la recta final de los últimos 8 minutos.

A falta de seis minutos para el final, Juanjo Fernández transformaba un penalti, para poner el 23-25, y además Stenmalm veía su segunda exclusión para que Kolding jugara con uno menos los siguientes dos minutos. Pero Antonio García hacía el tanto en inferioridad numérica, 24-25.

El partido se le escapaba de las manos al Abanca Ademar de la forma más cruel. A falta de 30 segundo Jaime Fernández se recorría la pista para colocar el 25-27 en el marcador y dejar a los leoneses a un tanto del pase. El Kolding perdía el balón en la última jugada y provocaban un placaje sobre Leo Santos, en el que los árbitros decidieron no parar el reloj, para que Juanjo Fernández tuviera que jugarse la eliminatoria en un último lanzamiento con el reloj a cero, pero la muralla defensiva de los daneses blocó el tiro y dejó al equipo de Rafa Guijosa apeado de la fase de grupos de la EHF Cup.