Leonoticias

Simonet se reencontrará con su hermano menor, Pablo.
Simonet se reencontrará con su hermano menor, Pablo. / Peio

liga asobal

Olvidando penas

  • El Abanca Ademar visita a Benidorm con el objetivo de no pensar en el Kolding y seguir en la pugna por la segunda plaza de la Asobal

Borrón y cuenta nueva. El Abanca Ademar viaja a Benidorm para tratar de resetear y olvidar lo sucedido el sábado. El objetivo de los maristas será centrarse en la Liga Asobal, en el partido de este miércoles a partir de las 20:30 horas y dejar a un lado lo que vendrá en el fin de semana.

Y es que los de Rafa Guijosa quieren seguir peleando en la Liga Asobal por cotas altas. Se mantienen en la puja por la segunda plaza, ahora mismo en posesión de Naturhouse, y bajarse de este tren no entra en sus planes. Para ello deberán superar al BM Benidorm, un conjunto que siempre ha creado problemas a los maristas pero que está atravesando una mala etapa.

Los alicantinos, con solo cinco puntos, son penúltimos en la tabla. Pese a tener una plantilla que, a priori, iba a estar peleando por posiciones más altas, viven una situación complicada de la que no son capaces de salir. Pero esto no debe hacer que los leoneses se confíen, ya que la necesidad apretará a los locales, que saldrán, todavía, con más ganas y urgencias.

La regularidad, muestra de la mejoría

La línea a seguir por el Abanca Ademar es la marcada en los dos últimos partidos de Liga Asobal. El equipo leonés ha mostrado mayor regularidad a lo largo de todos los minutos, con una sólida defensa y una primera línea muy acertada que libera al equipo en el ataque posicional. Con los Costoya, Vieyra, Juanjo Fernández o Simonet acertados, la probabilidad de que los pivotes y extremos reciban balones en condiciones ventajosas crece.

Precisamente el central vivirá un encuentro especial. Por primera vez se enfrentará a su hermano, Pablo Simonet, uno de los hombres importantes en el ataque benidormense. El joven lateral argentino es uno de los integrantes de la poderosa primera línea del rival ademarista que, pese a que todavía no ha calibrado del todo su punto de mira, es un elemento peligroso que la defensa de los de Guijosa deberá controlar.

Ganar, olvidar y sumar puntos de moral. Estas son las tres metas que espera alcanzar el Abanca Ademar en Benidorm. Una victoria en esta cancha, siempre complicada, sería un empujón para buscar la gallardía de conquistar Dinamarca el sábado y buscar una gesta europea sin precedentes. Pero, antes, toca pensar en la Asobal y seguir haciendo soñar a la afición leonesa con mejorar la posición de la pasada campaña.

Temas