Leonoticias

ehf cup

Tatarinsev, en una acción ante el Nexe.
Tatarinsev, en una acción ante el Nexe. / Peio

En busca del espíritu de Nexe

  • El Abanca Ademar, pese a tener la épica en su ADN, no ha cosechado grandes remontadas europeas | La última fue en la esta misma ronda de la EHF hace tres temporadas ante el Nexe

El Kolding arrojó este sábado un gran caldero de agua fría sobre los ánimos ademaristas. El conjunto leonés, que ha puesto mucha ilusión en la EHF Cup, se topó con la mejor versión del equipo danés que disputará la vuelta en Copenhague con un colchón de tres goles. Pero el Abanca Ademar, luchador como pocos, no dará su brazo a torcer en tierras danesas pese al 24-27 de la ida.

Pero lo cierto es que el conjunto leonés, pese a llevar la épica impregnada en su ADN, no es muy aficionado a las remontadas europeas. Es más, ha sido triste protagonista de este tipo de gestas... pero en el lado del equipo vencido. La más sonada, quizá, se produjo en la Champions de 2012 cuando en los cuartos, el paso previo a la final four, el Fusche Berlín fue capaz de superar en tierras alemanas la renta de diez goles que los de Manolo Cadenas habían logrado en el Palacio.

Otro caso similar se dio en esta misma competición, pero en 2004. El cuadro leonés ganó 38-25 al Celje pero en la vuelta los eslovenos igualaron esa desventaja y, ganando 34-21, apearon a los maristas de la máxima competición continental por los goles anotados a domicilio.

Carrillo y su legendario siete metros

Pero en la historia del Abanca Ademar también se han producido remontadas. La última data de hace tres temporadas y fue, precisamente, en esta misma ronda y en esta misma competición. La losa a levantar era mayor, de cinco goles, tras caer ante el Nexe en la ida 34-29. En el Palacio, factor con el que los de Guijosa no contarán para lograr la «hombrada», como la calificó el técnico madrileño, dictó sentencia. Un gol desde los siete metros de José Mario Carrillo con el tiempo ya cumplido supuso el 33-28 que dio el pase a la fase de grupos a los ademaristas.

Otro precedente similar se dio en la EHF de 2011. El Porto, club en el que ahora mismo milita el héroe ante el Nexe, logró ganar con un solo gol de renta al Ademar en tierras portuguesas. En León, los hombres de Jordi Ribera se hicieron fuertes y vencieron 33-27 para seguir avanzando en la competición europea.

El espíritu de Nexe debe volver al Abanca Ademar. Rafa Guijosa y sus hombres confían en asaltar Copenhague el próximo sábado a las 16:00 horas para firmar un nuevo capítulo épico en lo que esperan sea una nueva epopeya marista. Necesitan mostrar su mejor versión y recordar aquel siete metros de Carrillo que certificó la última gran remontada europea del Ademar.