Leonoticias

vídeo

Los daneses supieron parar a los leoneses. / Peio

copa ehf

Freno a la ilusión

  • El Abanca Ademar cae víctima de sus errores ante un Kolding muy sólido que realiza el mejor partido de la temporada | Los maristas deberán remontar los tres goles de desventaja el próximo sábado en Copenhague

El sueño se ha convertido en pesadilla. El Abanca Ademar ha caído 24-27 ante el Kolding, lo que deja la eliminatoria muy cuesta arriba. Igropulo y Mindegia derrumbaron la defensa marista, que no pudo ser tan efectivo en ataque como en otras ocasiones. Pero todavía queda la vuelta y los de Guijosa no lo dan todo por perdido.

IMÁGENES

  • Abanca 24-27 Kolding

Intenso. Así fue el inicio del partido en el que las defensas se impusieron a los ataques. El Abanca Ademar tuvo que desempolvar aquel viejo libro en el que se explicaba cómo se juega en Europa y lo pagó en el arranque. Pese a aguantar el envite inicial del Kolding, los daneses marcaron el ritmo y la pauta durante todo momento.

Antes del minuto diez, los de Ortega ya estaban por delante con dos goles de renta, que rápidamente se instaló en tres tantos. Esta diferencia se mantuvo más o menos estables, que instantes en los que los leoneses recortaban hasta el gol, situación a la que Kolding respondía con dos goles rápidos.

Ataque apagado

Y es que la defensa danesa estaba siendo muy sólida. A excepción de Costoya, que sigue en estado de gracia, la primera línea marista estaba apagada, desacertada. La zaga danesa colapsó a los 'hombres grandes' de Guijosa, que se mantuvo a flote con el atino del asturiano y la calidad de los extremos.

Sin embargo, los visitantes estaban haciendo daño, precisamente, desde nueve metros. Un excelso Mindegía en la dirección, acompañado de Igropulo y ex ademarista Antonio García 'bombardearon' a un Cupara que tardó en calentar. Poco a poco, la defensa leonesa fue mejorando y cerrando estas acciones, evitando descolgarse del partido.

La experiencia es un grado, más aun en Europa. Y Juanín tuvo que salir al rescate de los leoneses en el momento más crítico. Los daneses se colocaron cuatro arriba y, en ese instante, el extremo leonés marcó dos goles para evitar que el partido se rompiera. Todavía quedaba la segunda mitad y León no había dicho su última palabra.

Igropulo al alza

Tras el descanso, el Abanca Ademar salió decidido. Esto no podía quedar así, pero Igropulo se había propuesto hacer sufrir al Palacio. El ruso se echó el ataque danés a la espalda para alcanzar la máxima de cinco goles para el Kolding. Pero esto no hizo amilanarse a los leoneses que no se vinieron abajo y volvían a estar a tres goles.

Hasta en tres ocasiones se vivió este acordeón, con un Cupara que iba a rachas y un arbitraje con cierta polémica. Pero el Palacio empujó para colocarse a dos goles a falta de siete minutos. Este fue el principio del fin, ya que acabó por despertar a la bestia danesa que volvió a colocarse a cinco.

Lo intentó, a base de garra y coraje el Abanca Ademar, que lo dejó todo sobre la cancha. Pero al final los leoneses viajarán a Copenhague con una losa muy pesada, de tres goles. No desesperen, los leoneses no han dicho su última palabra y lucharán en Dinamarca por remontar la eliminatoria.

Temas