Leonoticias

fotogalería

La primera línea volvió a sobresalir. / Peio

liga asobal

Arrollando hasta Europa

  • El Abanca Ademar solventa el partido ante el Ciudad Encantada con una contundente victoria que se fraguó en una primera parte excelsa que permitió a los leoneses repartir minutos y dosificar esfuerzos

Un rodillo avisa a Europa. El Abanca Ademar ha pasado por encima del Ciudad Encantada para vencer y consolidarse como un equipo a tener en cuenta en esta Asobal. En el partido en el que más dudas había sobre el rendimiento de los de Guijosa por tener el partido de EHF ante el Kolding, los leoneses las disiparon con una buena defensa y un ataque muy eficiente.

La entrada al partido fue fría por parte del Abanca Ademar al que quizá le afectó que la grada no estuviera tan colorida en el arraque como de costumbre. Y, por qué no, costó olvidar que el sábado reciben al Kolding. Durante cuatro minutos, los errores fueron los protagonistas hasta que Vainstein, el mejor de los conquenses, inauguró el marcador y prendió la mecha marista.

Después de un par de minutos de toma de contacto tras este lento comienzo., el Abanca Ademar pasó de cero a cien en unos segundos. Los leoneses quisieron marcar su territorio pronto, cerrar el partido con holgura y permitirse el lujo de utilizar los últimos minutos del partido para dosificar pensando en el partido del sábado. Ese era el objetivo y el medio para lograrlo no era otro que romper pronto el partido.

Despejando dudas

Un parcial 5-0 basado en una espectacular defensa, liderada por un Cupara que estuvo por encima del 58% de acierto, y ataque vertiginoso y eficaz abrió brecha en el marcador. La novedad en el equipo inicial marista, David Fernández, fue el más destacado de los de Guijosa, que en un principio solo confió en el joven lateral para las jugadas de ataque pero acabó siendo una pieza más del puzzle defensivo del Abanca Ademar. De esta manera, el vallisoletano ha cogido moral y ha dado un paso de gigante en su integración en el cuadro marista.

Nada frenaba a este Ademar, que minuto a minuto, segundo a segundo, hacía más grande la herida de los manchegos. La renta llegó hasta los diez goles, con un Ciudad Encantada ya rendido desde el minuto 15 al que una actitud menos agresiva de lo requerido estaba acabando por enterrarles. Las pérdidas estaban siendo la primera piedra de su lápida y el Ademar, que podía correr y sentirse a gusto, aprovecha todas estas facilidades para irse al descanso nueve arriba.

Diferentes piezas, mayor resultado

La segunda mitad comenzó con un carrusel de cambios en el que se incluyó la del guardián de la portería. Nacho Biosca era el encargado de defender el marco marista en esta segunda mitad en la que los leoneses dosificaron fuerzas.

El partido pasó a ser un intercambio de goles en el que los leoneses trataron de no sufrir para retener la victoria mientras que Ciudad Encantada luchaba por caer con orgullo en el Palacio tras una desastrosa primera mitad.

En lo que no bajó el ritmo el Abanca Ademar fue en defensa. Con un Biosca enchufado, sabedor de que esta era una gran oportunidad para brillar, el candado sobre la meta marista permaneció cerrado durante doce minutos.

Los últimos minutos solo tuvieron la incertidumbre de saber cuál sería la renta del Abanca Ademar. Los leoneses firmaron un autoritario 32-20 que sirve de acicate e impulso para los de Guijosa para afrontar el compromiso europeo ante Kolding.