Leonoticias

El conjunto leonés espera seguir peleando por el segundo puesto con un triunfo ante Cuenca.
El conjunto leonés espera seguir peleando por el segundo puesto con un triunfo ante Cuenca. / 7foto7

liga asobal

El presente como reto

  • El Abanca Ademar afronta este miércoles el duelo ante el Ciudad Encantada con el desafío de no pensar en el regreso a Europa del sábado ni lamentarse por la oportunidad perdida en el Palau

Con la exhibición sin premio del Palau en el recuerdo y el sueño hecho realidad del regreso de Europa a León en el horizonte, el Abanca Ademar afronta un partido que puede apuntar a ser un trámite, pero en el que los de Rafa Guijosa no se fían. Los maristas reciben este miércoles a las 20:45 horas al Cuenca Ciudad Encantada en el Palacio con el objetivo de mantener el pulso a Naturhouse y Granollers por la segunda plaza de la Asobal.

El objetivo no es otro que ganar y confirmar las buenas sensaciones mostradas ante el Barcelona. El Abanca Ademar, tal y como aseguró Diego Piñeiro, ha demostrado que puede «competir contra cualquiera». Pero para ello saben que deben mantener la tensión, la intensidad y la concentración, algo que no será tan sencillo en este encuentro.

Europa en la cabeza

Y es que volver a Europa, volver a pasear tus valores por todo el continente, descentra a cualquiera. Tras una temporada sin ese premio continental, la EHF regresará el sábado al Palacio y, aunque los jugadores traten de pensar única y exclusivamente en el Ciudad Encantada, la jornada europea ronda la cabeza de todos los pupilos de Guijosa.

Ese será el gran reto para el técnico madrileño, conseguir que sus hombres salgan al cien por cien ante los manchegos sin guardar un gramo de fuerza para el sábado. O al menos de inicio, ya que si el partido queda encarrilado, es probable ver rotaciones en el conjunto marista.

Rafa Guijosa no se fía de este rival que, pese a ocupar la parte baja de la tabla y mostrarse mucho más sólido en su cancha, ya dio un susto al Abanca Ademar la pasada temporada. Un empate en el Palacio fue el botín que se llevaron los manchegos en un partido en el que sacaron a relucir toda su garra ante un equipo marista que tenía dudas.

Ahora, los leoneses esperan despejar esas dudas, construir un puente de sensaciones entre el partido del Palau y el del sábado ante el Kolding con una victoria ante Cuenca que esté acompañada del juego que engancha, todavía más, a la grada del Palacio.