Leonoticias

Despejando los fantasmas

vídeo

Juanín busca un lanzamiento ante la defensa oscense. / Peio García

  • El Abanca Ademar gana con contundencia al Bada Huesca por 28-24 gracias a unos sensacionales primeros 40 minutos del equipo de Rafa Guijosa, que se dejó llevar en el tramo final para que los visitantes maquillaran el marcador

En un mal recuerdo ha quedado la derrota del pasado fin de semana en Pamplona para el Abanca Ademar que ha dado cuenta con contundencia, y recuperando su estilo, de un Bada Huesca que bajó los brazos en el inicio de la segunda parte y tiró de casta para maquillar el marcador.

El equipo marista se ha impuesto por 28–24 a los oscenses gracias a sus armas letales: la defensa y el contragolpe. Ya en la primera parte los leoneses se habían disparado en el marcador, y llegaban al descanso con un contundente 17-10.

En la segunda parte, los de Rafa Guijosa no dieron opción al despertar visitante y terminaron llevándose el triunfo por un marcador que no deja clara la superioridad local, 28-24, tras un parcial final de 0-7 de los oscenses que consiguieron maquillar el resultado.

El Abanca Ademar saltaba a la pista del municipal convencido de hacer olvidar a su afición el primer tropiezo del curso, ante el Anaitasuna en Pamplona, y así lo hicieron desde el primer momento.

Los leoneses quisieron marcar el ritmo del partido con una salida fulgurante y un parcial de 3-0.

Gran defensa marista

Le costaba ‘Dios y ayuda’ al Huesca atravesar el 6-0 defensivo de los maristas. Lo consiguió Oier García, a los 6 minutos de juego, para recortar distancias en el marcador.

Las cosas no pintaban bien para los oscenses, que daban a los locales la opción de hacer lo que más les gusta: defender y correr. Juanín al contragolpe seguía estirando la diferencia y ponía el 6-2.

Le tocaba entonces dar a un canterano como Jaime Fernández. El extremo, con minutos desde el inicio del partido, aprovechaba que Huesca jugaba sin portero para anotar desde su campo y obligar al técnico visitante a pedir su primer tiempo muerto cuando el Ademar se iba 9-3 en el minuto 12.

El minuto de reflexión parecía venirle bien al equipo de fuera, que equilibraba lo que se veía sobre el 40 por 20 del Palacio Municipal de los Deportes de León y, con un balonmano más pausado, evitar que los maristas se dispararan en el electrónico.

Los locales parecían colocar la velocidad crucero y clavaban los parciales ante su rival. Cada cinco minutos, los leoneses ganaban un gol más de ventaja a los oscenses y la distancia se seguía estirando. Álex Costoya rendía al nivel de principio de temporada para poner el 15-8 a cinco minutos del descanso.

Los equipos se iban al vestuario con 17-10 a favor de los maristas y una clara sensación de superioridad por parte de los locales que secaban en defensa a su rival y aprovechaban los robos de pelota para correr al contraataque.

El Ademar arrolla en la salida

Si quedaba alguna duda de que el triunfo se iba a quedar en León, el equipo de Rafa Guijosa las eliminó con una salida excelente en la segunda parte. Un parcial de 5-1 llevaba la renta por encima de los 10 goles hasta el 22-11.

El técnico del Bada Huesca no veía soluciones en su equipo, que parecía bajar los brazos al mirar el electrónico. Por ello optó por solicitar un tiempo muerto que reenganchara a los suyos a 20 minutos del final y con un contundente 24-13.

Los minutos transcurrían con intercambio de goles y paradas para los dos equipos. Los locales mantenían firme la línea de los 10 goles de ventaja y los visitantes ya pensaban en el siguiente partido. Juanjo Fernández se ponía la capa de goleador en este segundo acto y mejoraba su estadística con el paso del tiempo.

Parcial de 0-7 del Huesca

Rafa Guijosa aprovechó la claridad del electrónico para dar minutos a los más jóvenes y que disfrutaran ante el público leonés para jugar en la máxima categoría del balonmano español.

más imágenes

  • Una victoria contundente

Los oscenses quisieron tirar de casta para reducir las ventajas y con una defensa al hombre conseguían bloquear el ataque marista y reducir las diferencias hasta el 28-21 a siete minutos del final, lo que obligó al entrenador madrileño a pedir tiempo muerto.

Las cosas no cambiaron con el tiempo y los visitantes, con un parcial de 0-7 recortaron las distancias hasta el 28-24 final.

Con esta victoria el Abanca Ademar vuelve a la senda del triunfo y suma dos nuevos puntos en su casillero para afrontar el segundo tramo de la primera vuelta de la Liga Asobal, que comienza con una complicada visita al segundo clasificado, Granollers.